Ir al contenido principal

SOBRE LA RECLUSIÓN DE UN CLÉRIGO EN EL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LA CABEZA

 En el invierno de 1987 o quizás de 1988 -no lo recuerdo con exactitud aunque da igual-  publiqué en Ideal, un breve artículo que, entre mis papeles, he recuperado. No el recorte de prensa, que tengo por ahí perdido, sino el texto mecanografiado. Tal y como lo escribí, con toda la ingenuidad, la precipitación y el entusiasmo de los pocos años, lo reproduzco en Retablo de la Vida Antigua:


Un dato inédito sobre el Santuario de la Virgen de la Cabeza.

<<El Santuario de la Virgen de la Cabeza ha sido, a lo largo de la historia, un símbolo de la vida de Andújar y como tal ha participado de forma directa en el acontecer de la mencionada ciudad. En estas líneas no vamos a hablar de la romería ni del culto mariano, sino de un aspecto interesante y desconocido del Santuario.

El 17 de noviembre de 1661, ante el escribano público Ramos de Ulloa, un clérigo llamado Juan López de Almodóvar, presbítero y vecino de Andújar, declaró estar en la Cárcel Eclesiástica de Jaén “en razón de haberse ordenado en la Curia Romana, hasta ser sacerdote”, por lo que fue condenado a ocho años de reclusión y a pagar “cierta cantidad de marabedís”. Hasta aquí no hay nada extraordinario en un siglo en el que los hombres, pertenecientes o no a la Iglesia, siempre estaban enzarzados en pleitos, pendencias y querellas; lo más relevante del suceso es que la condena la debía cumplir el atribulado clérigo “en la Iglesia y Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, termino de la dicha ciudad de Andújar”. Es interesante la descripción del entorno de dicho templo como “parte disierta, sin población”. Es indudable que el presbítero debió de observar un sombrío panorama, y bien de forma real o imaginaria, como en el famoso personaje de Molière, “estando cumpliendo la dicha sentenzia cayó malo y por no tener quien le curare en su enfermedad […] pidió licencia a el Señor Probisor para yr a curarme a la dicha ciudad de Andújar donde tiene su casa y abiendola pedido por tres beces se la denegó”. Debieron de ser momentos críticos ya que al verse “apretado decidió abandonar, por su propia cuenta, su lugar de encierro y marcharse a su casa para efeto de curarme y estando bueno volverse a dicho Santuario.” Pero poco debió de durar la vuelta al hogar pues pronto fue capturado y enviado a la Cárcel Episcopal de Jaén, donde se encontraba, como hemos indicado, en el momento de firmar la escritura, una vez más, por aber quebrantado su reclusión”.

Sirva este modesto dato para dar a conocer un aspecto del Santuario, testigo de los siglos y de la historia, incluso en sucesos tan oscuros como éste.>>



Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIDILLOS

En los siglos XVII y XVIII había mujeres, para soportar los fríos, se ponían bajo las faldas unos hornillos de barro con una rejuela que recibían el jocoso nombre de maridillos. En vez de ascuas llevaban, en su interior, una pieza de hierro que se calentaba previamente al fuego. Así se evitaban accidentes e incomodidades con los tizones. En realidad, con tan sencillo ingenio, guardainfantes y tontillos  y demás vestuario acampanado, hacía las funciones de la castiza mesa camilla en los fríos inviernos barrocos. Todo esto lo escribo al leer, en esta tarde de clausura -como fraile travieso castigado en cárcel episcopal- una relación de precios de 1622 en la que se indica: “maridillos ordinarios,  seys maravedis”. Se labraban en Alcorcón y se vendían en muchas partes del Reino.

EL MÁS INERME

Alfonso García Valdecasas publicó en Escorial, en 1943, “El hidalgo”. Es una reflexión sobre la hidalguía y la figura del hidalgo, en contraposición a otros modelos o tipos, o arquetipos, sociales, dentro de la línea de pensamiento de Ortega del que fue discípulo el autor. Hay un párrafo en dicho escrito que conmueve y que me hace reconocer situaciones vividas y estudiadas. Se refiere García Valdecasas al lazarillo y al hidalgo:  Sus amos sucesivos (el ciego, el clérigo, el fraile mercedario, el vendedor de bulas, el capellán, el alguacil...) son otros tantos bellacos que quieren explotarle. Al lazarillo no le remuerde de burlarles o vengarse de ellos. Les gana en donaire y picardía, no es inferior moralmente. Pero aparece el hidalgo con su andar sosegado, su cuerpo derecho, su buen talante, su espada que no cambiaría por todo el oro del mundo. Alejado de su lugar de origen, donde estaban las raíces de su hidalguía es un mutilado social, no tiene misión, no tiene obras, es el más inerm