Ir al contenido principal

ROQUE, APRENDIZ DE ARCABUCERO

Nació Roque hacia 1642. Era hijo de Francisco Muñoz, de Jaén. En 1655, a los trece años, entró como aprendiz de arcabucero y cerrajero bajo el magisterio de Bartolomé Gutiérrez. Recién pasados los veinte, si mostraba formalidad y aplicación, sería oficial. Durante ocho años, el aprendiz recibiría alojamiento, vestido, calzado, médico y botica. Mientras, Roque, pícaro o cumplidor, estudiaría el arte de componer perrillos, percutores, ánimas y engranajes.También, si se daba el caso, de adobar cerraduras y relojes de iglesia. El día en que acabase su formación recibiría un traje nuevo compuesto por ferreruelo, ropilla, calzones de paño dieciocheno de la tierra, jubón de bombas, medias de estambre, camisa de tiradizo, pretina y zapatos, además de su ropa ordinaria.  El paño sería bien áspero, los zapatos un tanto tiesos, hasta que estuviesen domados, pero el jubón de bombas, creo yo, le daría a Roque formalidad y buen porte. No debía de ser cualquier cosa esa prenda. Algunos añadían, en el obsequio, daga y espada para pasear la calle. Ser artífice de arcabuces, hay que reconocerlo, era además ser un poco soldado.

Sobre el contrato de aprendizaje de Roque: Archivo Histórico Provincial de Jaén, legajo 1.527, folio 115

Comentarios

  1. Los contratos de aprendizaje son todo un mundo y bien curioso, por cierto. En ellos se establecen cosas que, con nuestra mentalidad moderna, llaman nuestra atención. Por ejemplo, el tema de la asistencia sanitaria al aprendiz por parte del maestro pero sólo durante un tiempo determinado. Si la enfermedad duraba más tiempo, el maestro no se hacía cargo. Y no hay que olvidar que se pagaba a los talleres por aceptar a los jóvenes como aprendices.

    Un saludo e interesante reseña.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en todo lo que usted afirma, Anónimo Castellano. Era una relación laboral y clientelar, marcada por una serie de condicionantes difíciles de entender para los que desconocen el Antiguo Régimen.

    Mis saludos y muchas gracias por su cortesía.

    ResponderEliminar
  3. Sí que se ve que iría como un pincel, el tal Roque. Sin duda merecería la pena su esfuerzo de ocho años para convertirse en algo parecido, como usted bien dice, a un soldado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Esto es un excursus, amigo:

    En Anónimo Castellano te hemos nominado para el Liebster Award, pero no hemos encontrado un mail personal donde dirigirnos, así que te dejo aquí el enlace para que lo leas.

    http://asociacionacastellano.blogspot.com.es/2013/04/liebster-awards.html

    Un abrazo fuerte y felicidades. Te lo mereces.

    ResponderEliminar
  5. Con esa facha imagino que no se pasaearían tantos por las calles. Sólo por eso, un techo y un pan y un queso al día cualquier mozo de entonces se daría por cumplidamente satisfecho.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Arreglar armas de fuego y relojes de iglesia al mismo tiempo es cosa curiosa.
    Siempre se descubren en su escritos aspectos insólitos de la vida antigua.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Roque iría muy ufano. Bien satisfecho. Si fue buen o mal oficial es algo que nunca podremos saber. O al menos eso creo.

    Gracias señor de Dissortat.

    ResponderEliminar
  8. Quedo profundamente agradecido por su concedion. Más todavía viniendo de ustedes.

    Reciban ustedes mis saludos.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Desde luego. Sin embargo tampoco Debía de ser tan raro que un artesano tuviese, alguna vez en su vida, algún dispendio para mayor lustre personal.

    Saludos doña Carmen.

    ResponderEliminar
  11. Era, como es obvio, por la dificultad de los mecanismos. Muchas gracias señor DLT.

    ResponderEliminar
  12. Supongo que ser aprendiz equivaldría a nuestra Formación Profesional.
    Una entrada muy curiosa, como todas las suyas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. En cierta medida así era. Aunque la formación era controlada por gremios, cofradías o, simplemente, por los propios concejos.

    Muchas gracias por sus palabras, doña Ambar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…