Ir al contenido principal

DE LA COMUNIÓN FRECUENTE EN LOS SIGLOS XVI Y XVII

En los siglos XVI y XVII no siempre se veía con buenos ojos la comunión diaria. Fue una práctica desaconsejada, entre otros, por san Juan de Ávila. Con tres o cuatro veces al año, decía, era más que suficiente para la gente corriente y advertía con claridad: "no les suelte la rienda a comulgar quantas vezes quisieran; que muchos comulgan más por liviandad que no por devoción y reverencia". También mantenían gran reserva al respecto las Constituciones Sinodales de Jaén de 1624. Recibir la comunión con demasiada asiduidad, sin ser clérigo, podía ser indicio de erasmismo, iluminismo, quietismo e incluso luteranismo. O, sencillamente, de tomarse demasiado a la ligera lo más alto.  San Ignacio de Loyola recomendaba en sus Ejercicios Espirituales la comunión frecuente - cada ocho días- aunque no sin un riguroso examen de conciencia y una estricta disciplina de los sentidos y potencias del alma. Estas prudentes recomendaciones no le evitaron cuarenta y dos días a la sombra y tres interrogatorios del Santo Oficio, durante su estancia en Alcalá de Henares, entre marzo de 1526 y junio de 1527. Y estar bajo la vigilancia de los señores inquisidores no era broma de muchachos ni asunto para tomar a risa. Constantino de la Fuente, acusado de luteranismo, también defendía la frecuencia en la comunión. Marcel Bataillon menciona, además, la inclusión en el Índice de 1559 de unos manuales de comunión frecuente. Ya a finales del XVII, Miguel de Molinos, perseguido y encarcelado por sus proposiciones quietistas, recomendaba en su Guía Espiritual la comunión diaria para alcanzar la paz interior y la perfección pues es "medicina que sana los defectos y aumenta las virtudes".

Comentarios

  1. Bienvenido Estimado Señor Aponte a su propia casa que le echábamos de menos, y nada más que en el día de San Antonio de Padua, por supuesto quietista no era. Muy significativo y claro: " que muchos comulgan más por liviandad que no por devoción y reverencia", ya lo decía Jesús, corazón sencillo y puro. Magnífico el artículo y felicidades Señor Aponte. Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he pensado yo que la comunión es algo muy serio y muy grande y que no debe recibirse a la ligera. En esto comparto lo sostenido por los del siglo XVI.
      Muchas gracias, Anónimo, pero como ya le contaba, obligaciones y servidumbres me han llevado a ni poder escribir durante unas semanas.

      Eliminar
  2. Muchísimas gracias, don Ángel, por estos datos tan interesantes.

    ResponderEliminar
  3. Si uno se excedía, malo, y si se quedaba corto...pues malo también. El ojo de la Inquisición, que todo lo veía, y los del vecino o amigo, celosos del patrimonio de uno, estaban pendientes de lo que se hacía o deshacía en cada casa para acusarte de cualquier cosa y acabar en las mazmorras acusado de luterano, iluminado, converso, marrano o vete a saber qué...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sabía la manera de acertar. Creo, sin embargo, que en el siglo XVI era mejor quedarse corto y cumplir con los preceptos que hacerse notar por exceso de piedad.

      Muchas gracias, doña Carmen.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

LOS MAL PAGADOS TOROS DE DON VICENTE PERDIGUERO

Don Vicente Perdiguero era vecino de Alcobendas y ganadero de reses bravas cuando la invasión francesa. Vendió quince toros al Ayuntamiento de Madrid en 1808 “para obsequiar a S.M. Imperial y Real, el Emperador de los Franceses y Rey de Italia”. El precio total de las reses ascendía a 25.500 reales, a razón de 1.700 reales cada una. Era intendente de Madrid el marqués de Perales. Si bien, al final no hubo festejo en honor a Napoleón, los toros se emplearon en los regocijos por la proclamación de Fernando VII, entre el 26 y 28 de agosto de 1808. Todos estos datos los recogió en su día, así como los que siguen,  el estudioso y taurómaco don Higinio Ciría y Nasarre. No sabemos como se portaron los toros pero sí que su cobranza le supuso a don Vicente pesadumbres y quebraderos de cabeza sin fin. Mil gestiones, idas y venidas, escritos y súplicas, tuvo que poner en danza nuestro ganadero para recibir lo que, en justicia, era suyo. Exponía, además, que había sido expoliado por los francese…

EL MARQUÉS DE VALDEGAMAS Y LA DESAMORTIZACIÓN DE MENDIZÁBAL

El moderantismo español mantuvo una posición crítica hacia las desamortizaciones. No se opuso frontalmente a estos procesos pero tendió a templarlos y a obstaculizar su aplicación. En algún caso, desde las propias filas moderadas, hubo un rechazo abierto a estas medidas, como ocurrió con don Juan Donoso Cortés, marqués de Valdegamas. Las desamortización eclesiástica, conocida como la de Mendizábal, en opinión de dicho personaje, fue funesta para los labradores y en general para los más pobres. Así lo expresó en su “Discurso sobre la situación de España”, el 30 de diciembre de 1850, que, según Julio Burell, contribuyó a derribar un gobierno. Donoso Cortés, reaccionario al fin y al cabo, idealizaba el pasado pero no dejaba de tener razón en buena parte de su análisis. La puesta en manos privadas de un enorme cúmulo de bienes raíces provocó, entre otras consecuencias, el hundimiento y la proletarización de una clase de labradores que habían sido, durante generaciones, arrendatarios de ti…