Ir al contenido principal

DON CELESTINO VIAJA A INGLATERRA

Don Celestino del Piélago y Fernández de Castro era teniente coronel del cuerpo de Ingenieros en 1844. Fue enviado por el Gobierno a Francia, Inglaterra, Prusia y Bélgica. Debía obtener información sobre academias, acuartelamientos, arsenales, fortalezas y otros aspectos de la vida militar de esos países. Una vez de vuelta, publicó su Relación del viaje a Francia, el Rhin, la Bélgica e Inglaterra (Madrid, Imprenta Nacional, 1847) en la que dio cumplida cuenta de lo que había visto. Gran parte de sus observaciones –y que me abstendré de mencionar- son áridas y de carácter técnico. Otras, en cambio, tienen todos los rasgos propios de un libro de viajes.
En esta breve incursión mencionaré algunas consideraciones que escribió sobre Inglaterra. Visitó, entre otros lugares, Woolwich, acompañado por el coronel Wylde, veterano de la primera guerra carlista. En su Academia de Artillería e Ingenieros -observó nuestro teniente coronel- los cadetes ingresaban a los quince años con su ejemplar de la Biblia y su libro de oraciones. Vivían como colegiales, se les enseñaba a leer y a escribir en el más correcto inglés además de aritmética, álgebra, geometría -según el primer libro de Euclides- y francés. También traducían a Julio César, estudiaban Historia, en especial la de Inglaterra, y practicaban el dibujo de contornos y paisajes. Jugaban a la pelota y se fortalecían en un gimnasio. Antes de comer –asado, patatas y pasteles- se leía algún pasaje de la Biblia. El comedor de oficiales del cuartel de Artillería de Woolwich, dejó escrito don Celestino, estaba lujosamente amueblado: “tienen vajilla de plata muy bien surtida, y con ella me hicieron notar un gran candelabro del mismo metal que les fue regalado por el rey Jorge IV”. Los artilleros disponían, también, de una rica biblioteca, con servicio de préstamos, y de una sala de lectura. Nuestro viajero no dejaría de comparar dichas comodidades con las austeridades de los cuarteles españoles de su tiempo, instalados en destartalados caserones y conventos desamortizados. En Greenwich estuvo en el Hospital de Inválidos, vio la casaca de Nelson “en una caja de caoba con tapa de cristal” y, más adelante, visitó el Victory -“objeto de la veneración inglesa”- en Portsmouth. Reconocía y comprendía el respeto demostrado a tan gran marino pues “por todas partes levanta Inglaterra monumentos a este hombre” y afirmó que el culto a Nelson garantizaba la soberanía marítima británica.
Mostró su asombro ante la capital de Inglaterra: “la impresión principal que deja Londres en el ánimo es la de su desmesurada grandeza” pues “en ninguna parte se siente con tanta fuerza como allí la insignificancia individual”. Las calles concurridas a más no poder, el tráfico de los carruajes, la vitalidad de la City “adonde todo hombre de negocios acude durante el día”, la actividad en los docks, el ir y venir de los buques, todo lo citado, “llenan el ánimo de un extranjero de envidia y admiración”. Elogió los grandes puentes sobre el Támesis, cuya perfección técnica valoraba como ingeniero militar y autor de tratados sobre ingeniería. Sin embargo, a veces y sin renunciar a su sequedad castrense, don Celestino del Piélago se abandonaba un poco a la nostalgia pues: ”en medio de este torbellino [el viajero] alza los ojos al cielo y no lo ve, y echa de menos el sol, el aire transparente, el cielo estrellado de su patria y suspira por ella con nuevas ansias de pisar su suelo”.
____________________________

*Publiqué este artículo en Neupic hace algo más de cuatro años.

Comentarios

  1. Leerían cuatro su informe y no se tomó nota mientras tanto el ejército español se desangraría en guerras civiles durante más de un siglo, que envidia de esa Inglaterra que empezaba a ser un país moderno mientras España iba perdiendo poco a poco toda su grandeza.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, seguramente, don J. Eduardo. El militar español quedó gratamente impresionado por lo que vio.
      Muchas gracias por su comentario.

      Eliminar
  2. Suerte tuvo de poder visitar el país tecnológicamente más avanzado del mundo, el dominador del planeta en ese mismo momento. En Béjar pocos industriales textiles podían permitirse viajar a Londres y lo hacían por motivos lógicos: conocer la producción de paños inglesa e intentar imitarla aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los paños de Béjar seguro que eran de una calidad no inferior. Quizás, el problema era el desfase tecnológico y el coste de producción.
      Mis saludos, doña Carmen.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

LOS MAL PAGADOS TOROS DE DON VICENTE PERDIGUERO

Don Vicente Perdiguero era vecino de Alcobendas y ganadero de reses bravas cuando la invasión francesa. Vendió quince toros al Ayuntamiento de Madrid en 1808 “para obsequiar a S.M. Imperial y Real, el Emperador de los Franceses y Rey de Italia”. El precio total de las reses ascendía a 25.500 reales, a razón de 1.700 reales cada una. Era intendente de Madrid el marqués de Perales. Si bien, al final no hubo festejo en honor a Napoleón, los toros se emplearon en los regocijos por la proclamación de Fernando VII, entre el 26 y 28 de agosto de 1808. Todos estos datos los recogió en su día, así como los que siguen,  el estudioso y taurómaco don Higinio Ciría y Nasarre. No sabemos como se portaron los toros pero sí que su cobranza le supuso a don Vicente pesadumbres y quebraderos de cabeza sin fin. Mil gestiones, idas y venidas, escritos y súplicas, tuvo que poner en danza nuestro ganadero para recibir lo que, en justicia, era suyo. Exponía, además, que había sido expoliado por los francese…

DE UN ESTUDIO SOBRE GODOY Y SU TIEMPO

Gracias a la gentileza de doña María Álvarez de las Asturias, he podido leer la obra de José Luis Lindo Martínez, Acontecimientos bélicos sucedidos en el Real Sitio de Aranjuez (2017). Aunque aborda, y muy bien, distintos sucesos y hechos de armas relacionados con la Guerra de la Independencia, el núcleo de su estudio es Godoy y, en particular, su relación con el Motín de Aranjuez, considerado por el autor como un golpe de Estado. Que fue técnicamente eso, un golpe de Estado, parece fuera de toda duda ya que por medio de un acto de fuerza, al margen de las leyes vigentes y de los procedimientos establecidos, se forzó la abdicación de Carlos IV a favor del Príncipe de Asturias, el futuro Fernando VII, de tan infausta y desastrada memoria. Un Estado, justo es reconocerlo, sumido ya en un proceso de descomposición, a pesar de la aparente fortaleza de unas instituciones que sostenían, todavía en tiempos de Godoy, una gran potencia. 
La lectura del libro de José Luis Lindo nos muestra la la…