Ir al contenido principal

CAPUCHINOS CARLISTAS (1834)

Entre las conspiraciones giennenses, ya sean reales o atribuidas, a favor de Don Carlos debemos reseñar la fraguada, según la prensa liberal, en el convento de Capuchinos. Los frailes de esta orden tenían cierta solera en la militancia absolutista. Declarados partidarios del Trono y del Altar, eran continuadores de la labor proselitista del beato fray Diego José de Cádiz que estuvo en Jaén, en los tiempos de la guerra contra los revolucionarios franceses. Los capuchinos de Jaén también tomaron partido, por Dios y la Monarquía, en la Guerra de la Independencia. En los combates en los combates habidos en Jaén, durante los días 1, 2 y 3 de julio de 1808, un lego capuchino llamado Pedro de Alhendín mató, con certera y serena puntería, a siete soldados franceses. Otro fraile de la misma orden, Juan Bautista de Cádiz, con su apasionada oratoria y con la cruz en la mano, convocaba a los vecinos a que, como buenos católicos y buenos españoles, resistiesen y tomasen las armas contra Napoleón.

 Ya en los días previos a la muerte de Fernando VII y en los primeros días de la Regencia defendían la causa de Don Carlos. Su entusiasmo por lo que llamaban los realistas el partido del Altísimo lo manifestaban en púlpitos y por las calles, en las que -según decían sus enemigos- pedían "la sangre y la muerte contra el partido liberal". Quizás fueran exageraciones pero parece evidente que su casa era, como decía un períodico, "el foco de las reuniones carlinas". Su ubicación, extramuros de la ciudad, permitía además un discreto trasiego de entradas y salidas, además de una fácil vía de escape en caso de necesidad. Los ánimos estaban, además, muy soliviantados por los efectos de la epidemia de cólera que se padecía en muchas partes de España atribuida por lo más inculto y encanallado del paisanaje, supersticiosamente, a la acción de los frailes, como bien señala don Antonio Pirala.

Las denuncias de las probables maquinaciones de los capuchinos hicieron que el comandante de la Provincia, don Pedro Ramírez, muy temido por la facción realista, comenzase a indagar. El diez de septiembre de 1834 mandó a los Urbanos al convento para que procediesen a su registro y a la detención de los sospechosos.  Los capuchinos fueron acusados de urdir, entre las tropas acantonadas en Jaén, un pronunciamiento "con dinero y con esperanza de ascensos". Para apoyar a los sublevados, se liberaría a 1.500 presidiarios que, dentro de una brigada, estaban trabajando en las inmediaciones.
Éstos, encuadrados en partidas, se apoderarían de los fondos públicos y particulares al tiempo que despacharían a los miembros de la milicia liberal, los mencionados Urbanos. Lo que hubiese de fantasía o de realidad en tales planes es algo que queda por demostrar. Para los liberales, el mérito del comandante Ramírez quedaba fuera de toda duda al impedir "tan inicuas maquinaciones" y "habernos salvado de los horrores con que nos amenazaba la facción sanguinaria". Ramírez apresó y envió, además, a Granada "a varios carlistas", entre los que se encontraba un exgobernador civil de Jaén, llamado Jareño, y el comandante del Resguardo de la Real Hacienda, Zabater, al que capturaron en Montoro. Quince capuchinos fueron apresados y puestos a disposición de la Justicia militar. Se les acusó de " seducción a la tropa y conspiración contra los legítimos derechos de nuestra inocente Reina Doña Isabel II". Siguió la causa el fiscal don Miguel María de Aguayo, bajo la jurisdicción del Capitán General de Andalucía y del auditor de Guerra. La prensa denunció que el proceso se seguía con excesiva lentitud con perjuicio de los inocentes y en beneficio de "los malvados para contenerlos en sus proyectos sanguinarios". En diciembre de 1834 ya habían sido sentenciados. Durante el juicio, los procesados mostraron una gran gallardía e increparon a sus acusadores. Cuatro frailes fueron desterrados a Filipinas. La prensa liberal decía: "para los Reverendos [Padres] lo mismo es vivir en Filipinas que en Jaén, pues esta gente no tiene patria ni relaciones sociales que los liguen". Otro más fue condenado a garrote, aunque se consiguió fugar. Los liberales cerraron el convento y el resto de la comunidad abandonó la ciudad.
______________________
*El Eco del Comercio, 27-12-1834 y 23-3-1835,
Diario Balear, 2-6-1834, 21-10-1834 y 13-1-1835.
Boletín de Jaén, 9-1-1834.
La Revista Española: 17-1-1834, 17-9-1834 y 26-9-1834
Las referencias a los capuchinos durante la Guerra de la Independencia en Jaén, en López Pérez, M., y Lara Martín-Portugués, I., Jaén entre la guerra y la paz. (1808-1814), Jaen 1993.

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…