Ir al contenido principal

UNA CESTA DE LA COMPRA DE 1819

Portada del Pósito de Jaén

No había mucho que comprar y vender en la España del reinado de Fernando VII. Las finanzas de la Monarquía estaban al borde de la bancarrota y al desbarajuste fiscal se unía un caos monetario en el que circulaban monedas de la más diversa época y procedencia. Aunque en las sociedades premodernas lo normal era pasar penurias, éstas se hacían insoportables si las cosas adquirían un cariz peor del habitual. No es cierto que antes de la Revolución Industrial se viviese en armonía con la naturaleza y en medio de la abundancia. El desarrollo del mercado y de la libertad económica fue el único medio para dejar atrás la pobreza y la precariedad crónicas en que vivían la gente corriente. Una lectura atenta de los datos que aporto contribuyen a demostrar lo dicho:

Trigo: 34-38 reales (fanega rasada)
Cebada: 14-16 reales (fanega rasada)
Habas: 25-28 reales (fanega colmada)
Centeno: 26-29 reales (fanega colmada)
Escaña: 12-14 reales (fanega colmada)
Yeros: 27-30 reales (fanega colmada).
Maiz: 18-20 reales (fanega colmada)
Garbanzos: 55-70 reales (fanega colmada)
Alubias: 60-80 reales (fanega colmada).
Arroz: 24-30 reales (fanega colmada).
Patatas: 5-6 reales (arroba)
Tocino: 2-2,5 reales ( libra castellana)
Jamón: 4-4,5 reales (libra castellana).
Carnero: 12-16 cuartos (libra castellana).
Oveja: 10 cuartos (libra castellana).
Macho cabrío: 10-12 cuartos (libra castellana)
Aceite: 47-50 reales (arroba castellana)
Vino común: 16-32 reales (arroba castellana)
Aguardiente: 70-100 reales (arroba castellana)

Eran productos de primera necesidad. Lo imprescindible en la cesta de la compra de una familia aunque falten otros artículos básicos de comer, beber y quemar: velas de sebo, tabaco, jabón y carbón o leña. El trigo era un gasto obligado al ser la base de la alimentación. Su precio en Jaén, a mediados de noviembre de 1819, era el doble que en las provincias castellanas. Hubo años, como en 1825, en los que se llegaron a pagar en Jaén hasta 75 reales por fanega. No era por falta de fincas cerealistas -de las 25.000 hectáreas cultivadas en Jaén, 14.000 se dedicaban al trigo- sino por la mediocre productividad, la precariedad de los abastecimientos y la tradición intervencionista concejil o estatal.  También era práctica habitual que los productores de trigo lo detrajesen del mercado, ocultándolo, a la espera de que subiesen los precios, con evidente perjuicio para los abastos y los consumidores. El consumo variaba dependiendo del precio y de la clase social. Los españoles se alimentaban de pan. Los que comían menos pan eran los poderosos y los muy pobres. Un jornalero consumía, si las cosas venían bien, una libra y media de pan al día. No siempre era, desde luego, así. El precio del trigo dependía, además, de manera muy directa del volumen de las cosechas y estaba sometido a grandes oscilaciones. Junto al trigo los alimentos menos caros eran el arroz, las habas y las patatas. Las alubias y los garbanzos, que siempre asociamos a la cocina popular, eran caros. Respecto a la carne, debemos indicar que quedaba fuera de la dieta cotidiana por su elevado precio. Es de destacar que no se mencione, en la citada relación, la carne de vacuno que suele aparecer regularmente en las relaciones de precios emitidas por el Cabildo municipal en el siglo XVII. El cerdo tampoco se menciona, salvo el jamón, muy caro, y el tocino, por supuesto más barato pero no demasiado. Los huevos eran asimismo muy caros al igual que la leche y tampoco aparecen en la lista. En la alimentación diaria eran imprescindibles el vino y el aceite. No aparecen incluidas, asimismo, determinadas mercancías que, sin embargo, se vendían en la ciudad a precios altos como frutas frescas, hortalizas de las huertas cercanas y frutos secos. No eran inalcanzables para el bolsillo del vecino medio pero no se incluían de manera cotidiana en la dieta.

Estos precios poco nos dicen si no los relacionamos con el poder adquisitivo y los ingresos de los vecinos. En aquella época los jornaleros recibían unos cuatro reales por día de trabajo. En el caso de trabajadores cualificados y artesanos el jornal podía elevarse hasta diez reales. Es evidente que los jornaleros constituían la mayoría de la población activa de Jaén y provincia. Si hacemos un sencillo estudio comparativo de precios y salarios podremos obtener algunas conclusiones interesantes. Así, una familia de cuatro personas, que percibiese unos ingresos diarios de diez reales, procedentes de dos jornales, podía adquirir diariamente:

Tres kilos de pan: 2,30 reales
Un cuarto de litro de aceite: 0,94 reales
Medio kilo de habas: 0,28 reales.
Medio kilo de arroz: 1,05 reales.
Medio kilo de patatas: 0, 22 reales
Medio litro de vino: 0,50 reales.
Un cuarto de kilo de tocino: 1 real.
Una copa de aguardiente: 0,54 reales,

El tocino bien podía alternar con un gasto equivalente de carnero, oveja o unas tajadas de un macho cabrío. No era una mesa patangruélica precisamente pero, en todo caso, con estos víveres se podía sobrevivir mal que bien. El coste de la cesta de la compra propuesta suma 6,83 reales, lo que constituye algo más del 68 % de los ingresos diarios. Los 3,17 reales restantes -un 32 %- se emplearían en alumbrado, lumbre, brasero, tabaco, jabón, mantenimiento de vestido y pago del alquiler de la vivienda. La asistencia de cirujano, médico o botica quedaba a cargo, en desigual medida, de las instituciones de caridad. Estas cuentas, por lo demás, corresponderían a una familia de austeridad impecable y regida por un orden ejemplar, en la que nadie frecuentaría tabernas, cafés, espectáculos taurinos, cuando los hubiere, ni se permitiría alguna desenfadada partida de naipes**. Si estos excesos se producían sólo se podía esperar un completo desbarajuste en las finanzas domésticas. El panorama no era muy alegre. La situación, de hecho, era mucho más terrible si se tiene en cuenta el paro estacional -tres meses anuales como media- derivado de la inactividad en las labores agrícolas en determinadas épocas del año que dejaba en la más absoluta miseria y desamparo a numerosas familias. 
___________________
*Miscelanea de Comercio, Artes y Literatura del 26 de noviembre de 1819.
**Sobre la afición al naipe, aunque centrado en siglos anteriores, puede ser de utilidad al lector: https://neupic.com/articles/juego-tablajes-y-casas-de-conversacion


Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…