Ir al contenido principal

FEBRERO, LA CANDELARIA Y SAN BLAS

SAN BLAS, PROTECTOR CONTRA LOS MALES DE GARGANTA

Desde épocas remotas la gente del campo ha tratado de pronosticar el tiempo a través de la observación de la naturaleza. La convicción de que el estado de la atmósfera, en ciertos días, condiciona la evolución del año y los rasgos dominantes del tiempo, forma parte de este conjunto de certezas. Las cabañuelas y otros pronósticos semejantes carecen de cualquier base científica pero han contado, desde siempre, con el crédito de labradores, pastores y público en general. 

De acuerdo con estas creencias, era prudente prestar especial atención a los primeros días de febrero. Ahí veían los antiguos, no sin razón, el paso del invierno a la primavera. Era de especial relevancia el dos de febrero, festividad de La Candelaria y día de la Purificación de la Virgen. Se celebraba, y todavía se celebra, en muchos lugares con hogueras y velas encendidas de las que se obtienen, según su duración o apagado, ciertas conclusiones. Existe una relación entre estos fuegos y las lumbres prendidas el día de san Antonio Abad. Del tiempo del día de La Candelaria obtenían los labradores consideraciones de gran relevancia. Rodríguez Marín en sus Cien refranes andaluces de meteorología, cronología, agricultura y economía rural (Sevilla, 1894) aporta distintas versiones del refrán más conocido sobre esta cuestión: "Cuando la Candelaria plora, / Invierno fora". Otro ejemplo al respecto es "Si la candelaria plora, / invierno fora;/ y si no plora / Ni dentro ni fora". También: " El día de la Candelaria / que llueva, que no llueva,/ invierno fora;/ y si llueve y hace viento / invierno dentro". Además Rodríguez Marín cita: "Por la Candelera / está el invierno fuera; / si nevó o quiere nevar/ el invierno por pasar" y menciona refranes similares de otras regiones españolas como Galicia y Cataluña , de Italia -Toscana, Véneto y Sicilia-  de Francia y Portugal*.

Esta preocupación por anticipar el paso del invierno -"En vísperas del Candelero / invierno fuera o vuelta al brasero"- es comprensible si se tienen en cuenta los rigores, penalidades e inclemencias padecidos en aquellas calendas. Nada había de esa visión acogedora y hogareña que ahora tenemos de la estación invernal. Algunos refranes aconsejaban parquedad en el uso de las provisiones de despensas y graneros por si el invierno se prolongaba más de lo habitual. También, por supuesto, había un comprensible interés por conocer las posibles condiciones meteorológicas en un momento en el que el cereal verdea por los campos, despuntan las yemas en los frutales, se esperan las nieves y se temen las heladas. La Candelaria se consideraba la fecha adecuada para realizar injertos en cerezos, perales y ciruelos y para castrar colmenas. Se pensaba que por esa fecha las gallinas ponían huevos a todo tren y salían los osos de sus cubiles o, si lo consideraban oportuno, se volvían a encerrar si todavía hacía frío. La preocupación por la llegada o la ausencia de las lluvias se refleja en refranes recogidos por Manuel Toharia en su muy estimable y útil Meteorología popular (1985): "Si no llueve en febrero/ ni ganado ni sementero" o "Venga febrero lluvioso, aunque salga furioso".

Al día siguiente de La Candelaria, el tres de febrero, se festeja a san Blas, protector contra los males de garganta. Al parecer el Santo salvó la vida a un niño que se había atragantado con una espina. En Jaen todavía se suministran, en la parroquia de La Magdalena, unas rosquillas bendecidas para combatir o prevenir achaques de garganta. También en Italia, por san Blas, se comía con el mismo fin el pannetone de Milán, elaborado en Navidad. Por cierto, san Blas murió martir y degollado -o decapitado- a manos de paganos romanos. El grabado que se incluye, de mediados del XVIII, nos ilustra al respecto. San Blas y las cigüeñas anuncian también los días claros y largos de la primavera, para muchos era verdad demostrada que "Por san Blas, la cigüeña verás; si no la vieres, año de nieves". 
_______________________
*Una imprescindible relación de refranes dedicados a la fiesta de la Candelaria: Rodríguez de la Torre, Fernando, "345 paremias sobre el día de la Candelaria" en Revista de Folklore, 337, 2009. http://www.funjdiaz.net/folklore/07ficha.php?id=2544

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…