Ir al contenido principal

MALAS ARTES DE PESCA EN EL SIGLO XVIII

El deterioro medioambiental viene de antiguo. En las ordenanzas del concejo de Baños de la Encina *, del Reino de Jaén, a mediados del siglo XVIII, se prohíben ciertos métodos de pesca nada deportivos e irrespetuosos con la naturaleza. Así se recoge en dicha normativa: 

"que algunas personas en el tiempo que se corta dicho río hechan algunas yerbas nozibas y benenosas en las tablas principales de el a fin de matar pezes".


Desconozco qué tipo de hierbas -utilizadas como cebo según las ordenanzas- podrían tener estos efectos tan perniciosos. Cabría la posibilidad de que se tratase de algún tipo de compuesto. Tal práctica se castigaba con quince días de calabozo y multa de 2.000 maravedíes.De aplicarse con rigor dichas sanciones, algo más que dudoso, el infractor mejor o peor acomodado en las instalaciones municipales, durante medio mes, tenía tiempo para meditar sobre la conveniencia del uso de la caña o vara de pescar -como la llamaba Juan del Enzina-, las atarrayas y los esparaveles y otras artes de pesca permitidas. Estas prohibiciones trataban no tanto proteger la fauna de los ríos como evitar el envenenamiento de los aguaderos, de los ganados y de los vecinos. Un barbo frito y emponzoñado, aunque fuese del Rumblar, bien podía pasaportar al más pintado.

_________
*Tomo la cita de las Ordenanzas municipales de Baños de la Encina, estudiadas por Araque  y Gallego Simón. Fechadas en 1742.

Comentarios

  1. Desde siempre hemos sido un poco bestias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Desengañado comentario, don
    Cayetano.

    Otro saludo.

    ResponderEliminar
  3. Habría sido interesante conocer el nombre de esas hierbas tan malignas.Seguramente llevamos en nuestra genética ese afán por destrozar la naturaleza.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Lo de las hierbas ponzoñosas es curioso, muy venenosas debían ser para tener ese efecto en el agua del río. Una pena que no se aplicaran con rigor las sanciones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Historia viva que nos cuenta cómo fuimos, como somos. Grandeza de archivos y legajos que a veces nos enteramos de que se tiraron a la basura porque “eran muy viejos”.

    ResponderEliminar
  6. Ya se ve que esa alegría en echar veneno debía de ser práctica bastante común, pues no se dictan ordenanzas por casos fortuitos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Con tal de comer la gente de otros tiempos hacía lo que fuera. Incluso delinquir o ir contra las ordenanzas o la justicia señorial. En Béjar nadie podía pescar en su río, pues su explotación era monopolio ducal.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. No se rendía culto a la naturaleza, eso es verdad, señor elpresley, que para aquella gente siempre mostraba su rostro más áspero. Respecto a los hierbajos en cuestión, en efecto, sería interesante identificarlos.

    Muchas gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Las hierbas debían de tener efectos terribles. Siempre asocia uno esas ponzoñas con remotas tribus amazónicas, pero no, lo que son las cosas, hasta en Baños de la Encina.

    Saludos, doña Ambar.

    ResponderEliminar
  11. Qué pena pensar en tantos papeles perdidos, pasto de ratones y combustible de estufas. Mejor no atormentarnos.

    Saludos, doña Ana María.

    ResponderEliminar
  12. Es verdad, doña Amaltea. Creo yo que el amor al campo de los campesinos de antaño es muy matizable.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  13. Completamente de acuerdo, doña Carmen. El monopolio sobre caza y pesca suele ser general en los señoríos. El caso de Béjar, sin duda, tiene que ser muy interesante.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  14. Era cosa de personas de poco seso hacer uso de tales prácticas, pues, aparte los del agua, bien aclara usted al final los riesgos que esa pesca conllevaba.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…