Ir al contenido principal

LA ELEGANCIA Y LA SANTIDAD

La religiosidad barroca fue, en no pocos casos, dada al exceso. Hasta la negación de la propia estima, rasgo compartido en las prácticas ascéticas, tenía sus límites. Comer, con delectación, pan enmohecido o beber agua con sabandijas no era, ni es, recurso obligado para salvar el alma. Dentro de la propia Iglesia, en pleno siglo XVII, se ponían medios, aunque de dudosa eficacia, para evitar estas conductas extravagantes. El Santo Oficio y los tribunales episcopales no quitaban el ojo de encima a los predicadores descompuestos, a la milagrería y a las disparatadas manifestaciones de devoción. Estampas, medallas, relaciones de prodigios y otros artículos de dudosa ortodoxia, de gran aceptación popular, circulaban por la España del XVII, a pesar de las instrucciones de prelados e inquisidores. No debió de faltar, ya en esos años, cierto hartazgo respecto a tales extravagancias y novelerías. Dios nunca ha pedido hábitos con lamparones.

Baltasar Gracián, de la Compañía de Jesús, en El Discreto decía al respecto: " hasta una santidad ha de ser aliñada, que edifica al doble cuando se hermana con una religiosa urbanidad" pues "no gana la santidad por grosera,ni pierde tampoco por entendida".

Comentarios

  1. Muy sabias palabras las del jesuita.

    Por cierto que lo del pan enmohecido como que tiene un pase, pero lo del agua con sabandijas...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Y en España por la religiosidad de nuestro Reyes de la Casa de Austria esta exaltación de la religiosidad, centrada en la Eucaristía y el culto inmaculista, llegaba al extremo de "humillar" al mismisimo Rey ante el santísimo sacramento y otras representaciones divinas...la genuflexión regia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy simpática la entrada.
    Y es que había gente que vivía su religiosidad con verdadero masoquismo.
    Luego estaban los que se flagelaban, que esa es otra.
    Ni tanto ni tal calvo: ni pasar hambre ni ostentar un barrigón de cenas y comilonas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hay descripciones tremendas. Incluso para una mentalidad religiosa del siglo XVII.

    Saludos, señor de Dissortat, y me alegro de volver a leer sus comentarios.

    ResponderEliminar
  5. En particular Carlos II, era muy devoto del Santísimo. Creo que esta faceta de su personalidad fue muy relevante para los españoles de su tiempo.

    Saludos, Don Carolus.

    ResponderEliminar
  6. Gracián coincidiría en la línea expuesta por usted. Parece proponer una religiosidad alejada de actitudes disparatadas.

    Saludos, don Cayetano.

    ResponderEliminar
  7. La religiosidad de entonces funcionaba de parapeto contra la adversidad (si es que este parapeto realmente servía de algo). Religiosidad y superstición se confundían, me temo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Comparto el criterio de Carmen, creo que por una parte estaba la ortodoxia y por otra había un gran vacío en el que las homilías se mezclaban con los comportamientos más peregrinos y supersticiosos.

    No hay más que ver algunos caprichos de Goya para darse cuenta de la solera de algunas de estas prácticas.

    Muy interesante entrada. Un saludo.8

    ResponderEliminar
  9. Tienen ustedes toda la razón. En los ambientes populares lo sagrado y lo mágico, lo heterodoxo y lo ortodoxo, confluían. La Iglesia no dejaba de temer los excesos en ese sentido.

    Muchas gracias, doña Carmen y Anónimo Castellano, por sus valiosos e ilustrados comentarios.

    ResponderEliminar
  10. Bien lo dice usted, señor del Retablo: "se ponían medios, aunque de dudosa eficacia" para evitarlo. Me ha venido a la mente al hilo de su entrada y algunos comentarios sobre las supersticiones la olla que hay en el santuario de Nuria, en Gerona. En ella, introducían -no sé si aún se hará- las mujeres encintas su cabeza, al tiempo que que con una mano hacían sonar una campanilla situada al lado de la olla con el fin de tener un feliz parto. Una manifestación extravagante de la fe, que se extendíó en todo tiempo, no sólo a los tiempos del barroco, sino durante toda la vida antigua de la que tan acertadamente nos habla. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Desde luego, amigo DLT, y muchas de estas prácticas podían ser de raíz antiquísima y precristiana, aunque en esto haya que tener cuidado. Lo que sí parece claro es que la Iglesia de acuerdo con los condicionantes de tiempo y lugar, ha tratado de evitar las manifestaciones y creencias más excesivas y disparatadas, así como las claramente alejadas de la ortodoxia católica. Las visitas pastorales de los obispos y las disposiciones del Santo Oficio, lo demuestran en numerosas ocasiones. El ejemplo que usted cita es, asimismo, muy ilustrativo

    Mis saludos, y una vez más, gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…