Ir al contenido principal

LOS GUSANOS DE SEDA Y EL ORDEN DEL MUNDO


Contemplar los gusanos de seda tenía algo de estampa del Japón: “En los que crían / gusanos de la seda / hay algo antiguo”. Lo escribió uno de sus poetas hace ya muchos siglos. Sin sospecharlo ni ser aficionados por entonces a japonismos, por San José, abríamos las cajas de cartón y con ceremonia desplegábamos un trapo. Y allí estaban, milagrosamente, recién nacidos, los gusanos de seda. Después venía su callado quehacer, hasta que labraban los capullos y se enclaustraban dentro para transmutarse, resplandecientes como resucitados, en modestas mariposas. Lo siguiente, entre las tareas que Dios les había encomendado desde el origen de los tiempos, era dejar segura a su futura descendencia y así, en la oscuridad de su recogimiento, contribuían a sostener el orden del mundo. 

Comentarios

  1. El comercio de la seda cambiaría ese orden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de la seda sí, creo, en cambio, que no el de los gusanos.
      Muchas gracias por su comentario, señor Josia.

      Eliminar

  2. Cuenta una leyenda nipona que la joven hija de un panzudo comerciante de telas vino a enamorarse de una polilla de la seda tan gruesa como el padre porque su zumbido, dentro de la caja de madera donde la guardaba, era dulce como la miel, sentido como la muerte, y que las demás polillas, por también gozar de él, detenían sus alocados vivires y se prendían muy quietas de la paredes de la caja.

    Lo cierto es que no recuerdo si fue que leí esta leyenda o que la soñé de pequeño, cuando en la escuela llevábamos las cajas de gusanos por ver quien tenía más o mejores trenzadores de pálidos hilos. Sea como fuere, al cabo la moda cambiaba, y nada más morir la gusanada venía la estación de las peonzas, que a su vez, tal era el sino, moría en favor de la de cromos. Pero, como trae la nota arriba, tan oportuna en estos tiempos de tontas mudanzas, tal era el orden del mundo, y era bueno que así fuera.

    Saludos cordiales,
    José Antonio Martínez Climent

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “La estación de las peonzas”. Es una maravilla.

      Mil gracias, don José Antonio.

      Eliminar
    2. A Vd., D. Angel, a Vd., que anima con sus notas antiguas estos tiempos tan sosos y altivos, recordándonos que donde la modernidad ve revisionismo y motivo de superación hay quizá un fondo de belleza que no cesa de manar, a poco que se lo nombre.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA ÉPICA SOLEDAD DEL JABALÍ

“La braveza o bravura del jabalí es proverbial y épica, pues que épica Homero nos lo describe destrozando los sembrados, asolándolos cuando irrumpe en ellos de las brañas de su guarida montesa y es también proverbial y también épica su singularidad, el hecho de que obre solo y solitario, señero.”

(Miguel de Unamuno, Definición del jabalí, en La enormidad de España. La imagen: BNE, CC.)

COSMÉTICA BARROCA

Uno de los patios centrales del Alcázar de Madrid estaba decorado con bustos. Los que representaban figuras o personajes femeninos tenían los hombros y las mejillas pintados de colorete. Es un reflejo de la gran difusión de los afeites en la España del siglo XVII. Causaba, ese hábito de maquillarse, gran contrariedad no sólo entre moralistas y censores sino en personajes tan conocedores del mundo como Quevedo y Lope de Vega, ya precedidos en estas posiciones por humanistas italianos como Piccolomini o Castiglione. Mariló Vigil cita a Francisco Santos, autor de Día y noche de Madrid, donde se menciona la existencia de "quitadoras de vello" a domicilio que vendían, además, "pasas aderezadas, canutillos de albalyalde, solimán labrado, habas, parchecitos para las sienes, modo de hacer lunares, teñir canas, enrubiar el pelo, mudas para los paños de la cara, aderezo para las manos..".  Ya podían clamar contra los afeites unos y otros pero todas estas mixturas, al margen d…

LOS MAL PAGADOS TOROS DE DON VICENTE PERDIGUERO

Don Vicente Perdiguero era vecino de Alcobendas y ganadero de reses bravas cuando la invasión francesa. Vendió quince toros al Ayuntamiento de Madrid en 1808 “para obsequiar a S.M. Imperial y Real, el Emperador de los Franceses y Rey de Italia”. El precio total de las reses ascendía a 25.500 reales, a razón de 1.700 reales cada una. Era intendente de Madrid el marqués de Perales. Si bien, al final no hubo festejo en honor a Napoleón, los toros se emplearon en los regocijos por la proclamación de Fernando VII, entre el 26 y 28 de agosto de 1808. Todos estos datos los recogió en su día, así como los que siguen,  el estudioso y taurómaco don Higinio Ciría y Nasarre. No sabemos como se portaron los toros pero sí que su cobranza le supuso a don Vicente pesadumbres y quebraderos de cabeza sin fin. Mil gestiones, idas y venidas, escritos y súplicas, tuvo que poner en danza nuestro ganadero para recibir lo que, en justicia, era suyo. Exponía, además, que había sido expoliado por los francese…