Ir al contenido principal

ORTEGA Y EL SILENCIO (1930)




”La existencia privada, oculta o solitaria, cerrada al público, al gentío, a los demás, va siendo cada vez más difícil. Este hecho toma, por lo pronto, caracteres corpóreos. El ruido de la calle. La calle se ha vuelto estentórea. Una de las franquías mínimas que antes gozaba el hombre era el silencio. El derecho a ciertad dosis de silencio, anulado. La calle penetra en vuestro rincón privado, lo invade y anega de rumor público”.

(José Ortega y Gasset “Socialización del hombre”, agosto de 1930).
______________________

Imagen: BNE. CC.


Comentarios

  1. Martuky137/Galadriel14 de mayo de 2018, 1:04

    Que sepa D. Ángel que se le echa de menos por Twitter...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho leer su comentario, Galadriel. No crea usted, que yo también me acuerdo de mi extinguida cuenta de Twitter. Sigo leyendo sus entradas aunque, sin tener cuenta abierta, parece uno un fantasma de esos, de las historias victorianas, que aparecen por los pasillos, y que casi nadie percibe. Cualquier día vuelvo, quién sabe. En cualquier caso aquí sigo, a su disposición.

      Mil gracias.

      Eliminar
  2. ¡Desde cuanto tiempo no conversa la gente, desde cuanto no se escucha la sonoridad de las radios y desde cuanto no existe ni televisión!...

    ResponderEliminar
  3. ¡El silencio social alargado en el tiempo no es nada bueno, sin embargo el silencio interior magnífico!. Muy profundo este artículo Señor Aponte. Muchas Gracias y Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito es de Ortega, no mío. La radio era -y es- un medio ingenuo comparado con lo de ahora. Soy muy aficionado a su sonido, me parece, con mi moderada afición a lo rancio, cosa de otro tiempo. La televisión es ya otra cosa.
      Mil gracias, señor (o señora) Anónimo.

      Eliminar
  4. Falta de silencio, sí, y de privacidad también. Aunque escrito en 1930 la reflexión de Ortega casi es una visión del futuro presente.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

LOS MAL PAGADOS TOROS DE DON VICENTE PERDIGUERO

Don Vicente Perdiguero era vecino de Alcobendas y ganadero de reses bravas cuando la invasión francesa. Vendió quince toros al Ayuntamiento de Madrid en 1808 “para obsequiar a S.M. Imperial y Real, el Emperador de los Franceses y Rey de Italia”. El precio total de las reses ascendía a 25.500 reales, a razón de 1.700 reales cada una. Era intendente de Madrid el marqués de Perales. Si bien, al final no hubo festejo en honor a Napoleón, los toros se emplearon en los regocijos por la proclamación de Fernando VII, entre el 26 y 28 de agosto de 1808. Todos estos datos los recogió en su día, así como los que siguen,  el estudioso y taurómaco don Higinio Ciría y Nasarre. No sabemos como se portaron los toros pero sí que su cobranza le supuso a don Vicente pesadumbres y quebraderos de cabeza sin fin. Mil gestiones, idas y venidas, escritos y súplicas, tuvo que poner en danza nuestro ganadero para recibir lo que, en justicia, era suyo. Exponía, además, que había sido expoliado por los francese…

DE UN ESTUDIO SOBRE GODOY Y SU TIEMPO

Gracias a la gentileza de doña María Álvarez de las Asturias, he podido leer la obra de José Luis Lindo Martínez, Acontecimientos bélicos sucedidos en el Real Sitio de Aranjuez (2017). Aunque aborda, y muy bien, distintos sucesos y hechos de armas relacionados con la Guerra de la Independencia, el núcleo de su estudio es Godoy y, en particular, su relación con el Motín de Aranjuez, considerado por el autor como un golpe de Estado. Que fue técnicamente eso, un golpe de Estado, parece fuera de toda duda ya que por medio de un acto de fuerza, al margen de las leyes vigentes y de los procedimientos establecidos, se forzó la abdicación de Carlos IV a favor del Príncipe de Asturias, el futuro Fernando VII, de tan infausta y desastrada memoria. Un Estado, justo es reconocerlo, sumido ya en un proceso de descomposición, a pesar de la aparente fortaleza de unas instituciones que sostenían, todavía en tiempos de Godoy, una gran potencia. 
La lectura del libro de José Luis Lindo nos muestra la la…