Ir al contenido principal

ORTEGA Y EL SILENCIO (1930)




”La existencia privada, oculta o solitaria, cerrada al público, al gentío, a los demás, va siendo cada vez más difícil. Este hecho toma, por lo pronto, caracteres corpóreos. El ruido de la calle. La calle se ha vuelto estentórea. Una de las franquías mínimas que antes gozaba el hombre era el silencio. El derecho a ciertad dosis de silencio, anulado. La calle penetra en vuestro rincón privado, lo invade y anega de rumor público”.

(José Ortega y Gasset “Socialización del hombre”, agosto de 1930).
______________________

Imagen: BNE. CC.


Comentarios

  1. Martuky137/Galadriel14 de mayo de 2018, 1:04

    Que sepa D. Ángel que se le echa de menos por Twitter...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho leer su comentario, Galadriel. No crea usted, que yo también me acuerdo de mi extinguida cuenta de Twitter. Sigo leyendo sus entradas aunque, sin tener cuenta abierta, parece uno un fantasma de esos, de las historias victorianas, que aparecen por los pasillos, y que casi nadie percibe. Cualquier día vuelvo, quién sabe. En cualquier caso aquí sigo, a su disposición.

      Mil gracias.

      Eliminar
  2. ¡Desde cuanto tiempo no conversa la gente, desde cuanto no se escucha la sonoridad de las radios y desde cuanto no existe ni televisión!...

    ResponderEliminar
  3. ¡El silencio social alargado en el tiempo no es nada bueno, sin embargo el silencio interior magnífico!. Muy profundo este artículo Señor Aponte. Muchas Gracias y Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito es de Ortega, no mío. La radio era -y es- un medio ingenuo comparado con lo de ahora. Soy muy aficionado a su sonido, me parece, con mi moderada afición a lo rancio, cosa de otro tiempo. La televisión es ya otra cosa.
      Mil gracias, señor (o señora) Anónimo.

      Eliminar
  4. Falta de silencio, sí, y de privacidad también. Aunque escrito en 1930 la reflexión de Ortega casi es una visión del futuro presente.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS MAL PAGADOS TOROS DE DON VICENTE PERDIGUERO

Don Vicente Perdiguero era vecino de Alcobendas y ganadero de reses bravas cuando la invasión francesa. Vendió quince toros al Ayuntamiento de Madrid en 1808 “para obsequiar a S.M. Imperial y Real, el Emperador de los Franceses y Rey de Italia”. El precio total de las reses ascendía a 25.500 reales, a razón de 1.700 reales cada una. Era intendente de Madrid el marqués de Perales. Si bien, al final no hubo festejo en honor a Napoleón, los toros se emplearon en los regocijos por la proclamación de Fernando VII, entre el 26 y 28 de agosto de 1808. Todos estos datos los recogió en su día, así como los que siguen,  el estudioso y taurómaco don Higinio Ciría y Nasarre. No sabemos como se portaron los toros pero sí que su cobranza le supuso a don Vicente pesadumbres y quebraderos de cabeza sin fin. Mil gestiones, idas y venidas, escritos y súplicas, tuvo que poner en danza nuestro ganadero para recibir lo que, en justicia, era suyo. Exponía, además, que había sido expoliado por los francese…

VOCABULARIO DE LA TRASHUMANCIA

Según Jules Klein, se llamaba ganado chamorro al que compraban los pastores trashumantes en sus largas rutas para venderlo en los mercados del camino. Estas reses eran de carne fina y lana basta. Se le daba también el nombre de ganado marchaniego cuando era propiedad del ganadero y no formaba parte, en sentido estricto, de los rebaños encomendados a los pastores. Covarrubias afirma, además, que chamorrar es esquilar burros, asnos y demás caballerías, tarea que se solía hacer por el mes de marzo.

DE COCINA DECIMONÓNICA (1826)

Don Mariano de Rementería y Fica precisó en el Manual del cocinero, cocinera y repostero (1826) el tiempo de conservación de diferentes piezas de caza. Recomendaba, con buen sentido, que tuviesen siempre el menor contacto posible con el aire, el calor y la humedad. Otra cuestión eran los períodos en que podían estar colgadas en alacenas y cocinas antes de ir al puchero, la sartén o el horno. Estos períodos eran más cortos en verano y más dilatados en invierno. No me atrevería yo a apadrinar tales sugerencias pues parecen muy largos buena parte de los plazos propuestos por don Mariano, a pesar de lo fríos que fueron los inviernos del siglo XIX. Así, dice que los gallos monteses (¿urogallos?), podían conservarse entre seis y catorce días; los jabalíes, entre seis y diez días; el ciervo, entre cuatro y ocho días; las liebres, de tres a seis y las perdices, de dos a ocho días. Aconsejaba, además, eviscerar las piezas y rellenarlas de trigo, cubrirlas con dicho cereal y no desplumar las a…