Ir al contenido principal

LAS LLUVIAS DE 1626

Llovió con furia en España durante aquel invierno de 1626. En Sevilla comenzaron las aguas a arreciar por el día de san Antonio Abad y no pararon hasta el veinte de febrero. Se desbordó el Guadalquivir y anegó casas, atarazanas, templos y conventos. Causaron espanto el bramido de la corriente, las voces de alarma y el doblar de las campanas. Las calles parecían canales a lo veneciano. Gatos y ratones se refugiaron en los tejados dejando para mejor ocasión viejas desconfianzas y porfías. Se pronunciaron exorcismos contra los temporales. Fueron días de rogativas, plegarias y penitencias. También de muchas muertes y desgracias.

Escribo sobre el Año del Diluvio en https://neupic.com/articles/el-ano-del-diluvio

Comentarios

  1. Época de plegarias ante una catástrofe que cuadraba con ese mesianismo y visiones apocalípticas de la Monarquía de los Austrias. Me puedo imaginar las palabras apocalípticas de los prelados desde los altares de las iglesias y parroquias sevillanas y los sentimientos de culpa y arrepentimiento de la población ante sus pecados terrenos. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuadro descrito por usted es perfecto. Siempre, tras cada calamidad, se intuía la existencia de una ofensa a Dios previa. Los pecados públicos eran, frecuentemente, considerados la causa de estos azotes de la cólera divina.

      Saludos, Carolus Rex.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Y poderosas son cuando deciden ir por sus fueros.

      Saludos, señor de Dissortat.

      Eliminar
  3. Alguno pensaría que aquella era una nueva edición del diluvio universal y rezaría para que parara de llover.
    Por motivos ajenos a mi voluntad han desaparecido algunos comentarios a mi última entrada. Me he puesto en contacto con el foro de ayuda de blogger para ver si logro recuperarlos.
    Mis disculpas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El espíritu casi milenarista del Barroco estaba siempre muy presente para interpretar todo tipo de mal trago.
      Y espero que se arregle sin problema lo de los comentarios.

      Saludos, don Cayetano,

      Eliminar
  4. Mientras leía me imaginaba las calles oscuras, el ruido del agua, los gritos de la gente, el doblar de las campanas, los llantos, los rezos y me he estremecido. Una buena descripción del "año del diluvio".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las campanas doblando y las voces debía de ser para encoger al más valiente.

      Gracias por sus palabras, doña Ambar.

      Eliminar
  5. Las fuerzas de la naturaleza no servían sino a la cólera de Dios para purgar nuestros pecados. ¡Pobre gente! En aquellos tiempos no tenían servicio meteorológico que pudiera adverirles de que el cielo se les venía encima.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que tenían eran las cabañuelas y los pronósticos que imprimían. Lo demás: mirar al cielo y esperar.

      Saludos y gracias, doña Carmen,

      Eliminar
  6. De eso por estas tierras mías se sabe bastante. Las riadas han sido siempre devastadoras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo la tragedia de 1982, aunque no fuese exactamente una riada.
      Saludos, señor de la Terraza.

      Eliminar
  7. Las aguas sorprenden y destrozan por donde pasan, lo malo de la tragedia que duró buenos días.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lo pasaron mal, sin duda. Hasta el 20 de febrero no paró y, después, las penalidades producidas por los daños y las desgracias. Tremendo.

    Muchas gracias por su escrito doña Mari-Pi-R.

    ResponderEliminar
  9. De lluvias torrenciales andamos más duchos por aquí que por Sevilla. Por fortuna no de tal magnitud.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. Hola, Ángel:

    Un fuerte saludo desde "Gaceta de los Modernos". Siguiendo las fuentes de las visitas que llegan a mi blog he visto que Ud. me tiene entre sus "enlaces selectos". No sé si la calidad de mi bitácora será selecta pero me ha hecho mucha ilusión su inclusión. Por cierto, una página muy interesante y amena. Le sigo desde mis páginas amigas. :)

    ResponderEliminar
  11. Ustedes, en la Galicia de mis antepasados, son voz autorizada para sentar doctrina sobre lluvias.

    Saludos cordiales, doña Carmen.

    ResponderEliminar
  12. Su blog es excelente, Alberto, y debo decirle que me interesa mucho su contenido y campo de trabajo. Yo también soy modernista y sobre esa época he escrito la mayor parte de mi modesta producción.

    Reciba usted un cordial saludo de su lector.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…