Ir al contenido principal

SUPERSTICIONES REALES


Fernando León y Castillo, marques del Muni, fue embajador de España en París durante la los tiempos de Cánovas y Sagasta. Durante su estancia tuvo ocasión de visitar y tratar a Isabel II en el Palacio de Castilla. Mantuvo largas y gratas conversaciones con la Reina que daba rememoraba, con cierta gracia y un punto de crueldad, cosas pasadas. El Embajador recogió en sus recuerdos algunos rasgos  del carácter supersticioso de Doña Isabel. Era un aspecto de su personalidad que mantuvo con insistencia a pesar de los desvelos, completamente estériles, del Padre Claret. Son unos datos más para la historia de aquella Corte de los Milagros.  Para Isabel II, el proyecto matrimonial con Montemolín no fracasó por razones políticas o dinásticas sino por motivaciones mucho más sencillas. Decía con áspero casticismo: “cuando algunos defensores de la boda con Montemolín me presentaron su retrato, noté enseguida que era tuerto, o que si no lo parecía. Aquello bastó para que toda duda desapareciera de mi espíritu y fuera rotunda mi negativa”. También tenía especial prevención hacia su yerno, Don Cayetano de Borbón- Dos Sicilias, conde de Girgento, casado con la Infanta Doña Isabel. Fue un matrimonio concertado por la insistencia de Don Francisco de Asís. A ella, a la Reina, no le daba buena espina el novio. Para confirmar su desconfianza, confesó al Embajador que cuando, en los sucesos de 1868, supo de la presencia de su hijo político en las filas de los últimos leales, de las fuerzas mandadas por Novaliches, “tuvo el presentimiento de que su causa estaba irremisiblemente perdida”. Poco después se produjo la batalla de Alcolea que determinó su derrocamiento. No acabó todo aquí. Cuando murió el Conde, le enviaron por expreso deseo de éste, su espada a la Reina. Era un gesto caballeroso, o sabe Dios, si una venganza. El caso es que estaba Isabel II, en una de sus visitas a España, en al Alcázar de Sevilla, y al recibir el legado, cayó gravemente enferma y estuvo a las puertas de la muerte. Espantada mandó que enviasen la espada a la Armería Real, bien lejos, donde se declaró un tremendo incendio al poco tiempo de ser allí depositada. Todo esto confirmaba, según su real entendimiento, la naturaleza de lo afirmado.
__________________________
Fotografía: Biblioteca Nacional de España CC.

Comentarios

  1. ¡Significativo artículo en cierta manera con un toque de humor!. La superstición siempre ha estado presente, pero hay que cambiarla por la Fe. Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esto coincide usted con el confesor real, el Padre Claret.

      Muchas gracias, lector Anónimo.

      Eliminar
  2. Pues no sé si parecería tuerto o qué, pero prescindiendo del aspecto político y dinástico, hay que reconocer que la alternativa no fue mucho mejor. Quizás sí, le mirara con mal ojo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que Montemolín fuese, en efecto, mejor partido.
      Muchas gracias señor DLT.

      Eliminar
  3. Isabel II presumía de su casticismo y no es de extrañar que fuera supersticiosa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que ese rasgo cuadra mucho con su carácter.

      Muchas gracias, doña Carme.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS MAL PAGADOS TOROS DE DON VICENTE PERDIGUERO

Don Vicente Perdiguero era vecino de Alcobendas y ganadero de reses bravas cuando la invasión francesa. Vendió quince toros al Ayuntamiento de Madrid en 1808 “para obsequiar a S.M. Imperial y Real, el Emperador de los Franceses y Rey de Italia”. El precio total de las reses ascendía a 25.500 reales, a razón de 1.700 reales cada una. Era intendente de Madrid el marqués de Perales. Si bien, al final no hubo festejo en honor a Napoleón, los toros se emplearon en los regocijos por la proclamación de Fernando VII, entre el 26 y 28 de agosto de 1808. Todos estos datos los recogió en su día, así como los que siguen,  el estudioso y taurómaco don Higinio Ciría y Nasarre. No sabemos como se portaron los toros pero sí que su cobranza le supuso a don Vicente pesadumbres y quebraderos de cabeza sin fin. Mil gestiones, idas y venidas, escritos y súplicas, tuvo que poner en danza nuestro ganadero para recibir lo que, en justicia, era suyo. Exponía, además, que había sido expoliado por los francese…

VOCABULARIO DE LA TRASHUMANCIA

Según Jules Klein, se llamaba ganado chamorro al que compraban los pastores trashumantes en sus largas rutas para venderlo en los mercados del camino. Estas reses eran de carne fina y lana basta. Se le daba también el nombre de ganado marchaniego cuando era propiedad del ganadero y no formaba parte, en sentido estricto, de los rebaños encomendados a los pastores. Covarrubias afirma, además, que chamorrar es esquilar burros, asnos y demás caballerías, tarea que se solía hacer por el mes de marzo.

DE COCINA DECIMONÓNICA (1826)

Don Mariano de Rementería y Fica precisó en el Manual del cocinero, cocinera y repostero (1826) el tiempo de conservación de diferentes piezas de caza. Recomendaba, con buen sentido, que tuviesen siempre el menor contacto posible con el aire, el calor y la humedad. Otra cuestión eran los períodos en que podían estar colgadas en alacenas y cocinas antes de ir al puchero, la sartén o el horno. Estos períodos eran más cortos en verano y más dilatados en invierno. No me atrevería yo a apadrinar tales sugerencias pues parecen muy largos buena parte de los plazos propuestos por don Mariano, a pesar de lo fríos que fueron los inviernos del siglo XIX. Así, dice que los gallos monteses (¿urogallos?), podían conservarse entre seis y catorce días; los jabalíes, entre seis y diez días; el ciervo, entre cuatro y ocho días; las liebres, de tres a seis y las perdices, de dos a ocho días. Aconsejaba, además, eviscerar las piezas y rellenarlas de trigo, cubrirlas con dicho cereal y no desplumar las a…