Ir al contenido principal

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parrilla, de oficio practicante. Le puso a sus hijos los siguientes nombres: Federación, Borney, Democracia y Progreso. Parece evidente que Parrilla era librepensador además de protestante. Los católicos más conservadores no dudaban de la estrecha relación de una cosa con la otra. Éste era el caso del famoso Muñoz Garnica, lectoral de Jaén, que escribió al respecto y del que me ocuparé a no mucho tardar. Progreso, uno de los hijos de Parrilla, pasó de El Centenillo a Inglaterra y allí llegó a ser pastor protestante aunque no puedo precisar si era anglicano, presbiteriano o de otra obediencia.

Comentarios

  1. Tiempo de bandoleros, de inmigración y imigración, del majismo y el progreso tecnológico. De los contrastes entre el cosmopolitismo europeo y el tradicionalismo españols buena prueba es esta historia que hoy nos cuentas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen enfoque el suyo, doña Carmen. En el fondo, esas explotaciones mineras de capital extranjero eran enclaves muy particulares.
      Mil gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DE UN ESTUDIO SOBRE GODOY Y SU TIEMPO

Gracias a la gentileza de doña María Álvarez de las Asturias, he podido leer la obra de José Luis Lindo Martínez, Acontecimientos bélicos sucedidos en el Real Sitio de Aranjuez (2017). Aunque aborda, y muy bien, distintos sucesos y hechos de armas relacionados con la Guerra de la Independencia, el núcleo de su estudio es Godoy y, en particular, su relación con el Motín de Aranjuez, considerado por el autor como un golpe de Estado. Que fue técnicamente eso, un golpe de Estado, parece fuera de toda duda ya que por medio de un acto de fuerza, al margen de las leyes vigentes y de los procedimientos establecidos, se forzó la abdicación de Carlos IV a favor del Príncipe de Asturias, el futuro Fernando VII, de tan infausta y desastrada memoria. Un Estado, justo es reconocerlo, sumido ya en un proceso de descomposición, a pesar de la aparente fortaleza de unas instituciones que sostenían, todavía en tiempos de Godoy, una gran potencia. 
La lectura del libro de José Luis Lindo nos muestra la la…

COSMÉTICA BARROCA

Uno de los patios centrales del Alcázar de Madrid estaba decorado con bustos. Los que representaban figuras o personajes femeninos tenían los hombros y las mejillas pintados de colorete. Es un reflejo de la gran difusión de los afeites en la España del siglo XVII. Causaba, ese hábito de maquillarse, gran contrariedad no sólo entre moralistas y censores sino en personajes tan conocedores del mundo como Quevedo y Lope de Vega, ya precedidos en estas posiciones por humanistas italianos como Piccolomini o Castiglione. Mariló Vigil cita a Francisco Santos, autor de Día y noche de Madrid, donde se menciona la existencia de "quitadoras de vello" a domicilio que vendían, además, "pasas aderezadas, canutillos de albalyalde, solimán labrado, habas, parchecitos para las sienes, modo de hacer lunares, teñir canas, enrubiar el pelo, mudas para los paños de la cara, aderezo para las manos..".  Ya podían clamar contra los afeites unos y otros pero todas estas mixturas, al margen d…