Ir al contenido principal

DE PERROS Y DE CAZA (1864)


En el libro de don Pedro de Morales Prieto, Las monterías en Sierra Morena a mediados del siglo XIX, (Madrid, 1902), del que ya nos hemos ocupado en una ocasión, se da cuenta de los perros que tomaron parte en unas jornadas de caza que tuvieron lugar en el otoño de 1864.  Se describen también algunos rasgos de las realas de aquellos tiempos y de las obligaciones de los podenqueros. El autor considera al podenco, de manera indiscutible, "el perro predilecto para la caza de reses en Sierra Morena". Afirma que era habitual su crianza cruzándolos con mastines, alanos y "buldoks".  Recuerda al general Serrano, duque de la Torre, cuando llevó a Arjona una collera de podencos finos de las Baleares llamados Hachón y Mola "que dejaron en las monterías [...] más allá de su justa fama y fueron la base de la excelente raza que aún se conserva en el pueblo, aunque muy cruzada". El autor refiere el caso de don Diego Manuel de Alférez, un mayorazgo de Arjona  que "pasó su vida a caballo y cazando en Sierra Morena". Era poseedor de una reala de dieciséis podencos que estaban a cargo de un podenquero Barrerilla.

Los nombres de estos perros isabelinos merecen recordarse y no carecen de gracia: Hidalgo, Curiosa, Artillero, Verdugo, Cuchaliche, La Coqueta, Tabique -perrillo de mucho mérito- Levita, Chaleco, Elefante, Batidora, Falucho, Terrible, Valcabero, Paje, Fandango y Pilatos. La política y los acontecimientos internacionales también inspiraban otros nombres como Gambetta, Garibaldi y dos de una collera se llamaban, respectivamente, Unión y Liberal. El cuidado de los perros merece asimismo la atención de don Pedro de Morales Prieto. Cada mañana los podenqueros recibían un hato de pan para sus perros. Éstos eran convocados a la voz de "pan, pan". Una vez sentado el podenquero, en el suelo o en una piedra, navaja en mano, cortaba las raciones proporcionadas para cada perro a los que "llama por su nombre, le echa la ración de pan, que siempre es cogida en el aire". Hay perros que enterraban el pan pues, en algunos casos, ya habían comido despojos de reses o aprovechado los descuidos del cocinero o del hatero. Otros tenían la costumbre de no comérselo de una vez y el podenquero se veían obligado a administrárselo. Había perros especializados en desenterrar el pan ajeno con las consiguientes y lógicas disputas entre saqueadores y propietarios. Los podenqueros debían estar atentos en estos casos e intervenir para evitar males mayores. Un dato que me parece de interés etnográfico: los perros de los cortijos comían pellas de harina de cebada y los de las casas una libra de pan de trigo y centeno.

La caza mayor era una actividad arriesgada para los perros. En el relato se recuerda -junto al gran pesar de sus amos- la muerte de Liberal, Falucho, Terrible, Paje y Fandango al ser acometidos por un jabalí que defendía, con toda legitimidad, su vida. Quedaron diecisiete bajas en el lance y muy malheridos Pilatos, La Coqueta, Garibaldi y Levita. Escribe el autor: "los podenqueros cosían las heridas de los perros lesionados y correspondían con halagos a los lastimeros aullidos que proferían y que partían el alma".

La descripción de la vuelta es de romancero: "los perros iban rendidos y mientras estuvo parada la expedición se mantuvieron echados en el suelo como si fuesen objetos inanimados. Parecía que en las jaras se habían dejado las energías y desde que pisaron la campiña y comprendieron que se había terminado la campaña, se acordonaron las colleras detrás de sus respectivos podenqueros, y marchaban silenciosamente, unos cojeando, los más aspeados, y todos deseando terminar pronto la jornada". Los perros heridos hicieron el camino de regreso andando, a ratos, y a lomos de caballerías.

Comentarios

  1. Seguro que esta entrada le hubiera encantado a ese gustoso y amante de la caza como era Miguel Delibes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me habría considerado muy honrado por eso.

      Saludos, doña Carmen.

      Eliminar
  2. Esta entrada me ha recordado un fenomenal tratado de montería, del conde de Yebes, veinte años de caza mayor, que leí ha ya muchos años, y un no menos magnífico prólogo de Ortega y Gasset.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro de Yebes no lo he leído, sí el prólogo de Ortega, editado con su ensayo sobre los toros. Recuerdo que decía el filósofo que el conde se dormía en los actos sociales.
      Muchas gracias, amigo DLT.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…