Ir al contenido principal

DON JUAN PALOMINO HURTADO DE MENDOZA

Don Juan Palomino y Hurtado de Mendoza nació en Andújar en tiempos de Felipe II. Era hijo del licenciado Francisco Palomino y de doña Leonor Hurtado de Mendoza. Vivió en Jaén durante los reinados de Felipe III y Felipe IV y fue uno de los caballeros más calificados de la ciudad. Casó con doña Francisca de Torres y Portugal, de la Casa de Villardompardo, hija de don Fernando de Torres y Portugal y de doña Guiomar de Torres. Tuvo varios hijos: don Juan -sucesor en su casa y mayorazgo- don Antonio, don Manuel y don Gregorio Palomino y Hurtado de Mendoza. Fue vecino de la colación de San Miguel.

Don Juan Palomino y Hurtado de Mendoza fue caballero veinticuatro de Jaén y del hábito de Calatrava, además de familiar y alguacil mayor del Santo Oficio de Córdoba. Estos honores y distinciones no lo libraron de acusaciones y malediciencias respecto su genealogía. Decían que tenía antepasados conversos, lo que probablemente era verdad en alguno de los linajes que confluían en él. Como caballero veinticuatro destacó por su activa participación en los cabildos y debates suscitados por distintas cuestiones. No le faltaron criterios ni actitudes de independencia en su trayectoria política. En 1618 se enfrentó al corregidor don Francisco de Brizuela que no dudó en encarcelarlo, Tomó cartas en el asunto el Santo Oficio de Córdoba en defensa de la inmunidad y privilegios de nuestro caballero. En 1621 fue nombrado procurador de Cortes y debió de aprender mucho. Es probable que, entre las mercedes recibidas por sus servicios como tal, se contase su hábito de Calatrava.  No vino, sin embargo, apaciguado de las Cortes. Mucho debió de ver y aprender con tal experiencia. En el Cabildo municipal de Jaén se situó al lado del conde de Villardompardo, hecho comprensible por su entronque familiar, y del conde de Santisteban. Fue muy crítico con la política olivarista y se opuso, en 1628, a la prórroga y encabezamiento de los servicios de los doce y dieciocho millones, a autorizar el donativo de los 70.000 ducados en 1630 y al impuesto sobre la sal, en 1631.

Tuvo que ser, el caballero, buen jinete pues aparece entre los participantes en los juegos de cañas que se organizaron en Jaén, en 1629, para festejar el nacimiento del Príncipe Baltasar Carlos y para agasajar al conde de Altamira, de visita en la ciudad. Pronto, sin embargo, comenzó a declinar su salud pues en 1631 declaró estar "enfermo en la cama" y otorgó su testamento pasado un año, en 1632 cuando, bien preparada su alma, la entregó a quien la creó. Mandó que lo enterrasen en la capilla de San Bartolomé, en la Santa Iglesia Catedral de Jaén, amortajado "con un ábito y manto que tengo de la dicha orden de Calatrava".

Comentarios

  1. Enlazo su interesante entrada.
    Saludos D. Ángel

    ResponderEliminar
  2. Un hombre que no tenía pelos en la lengua y se enfrentaba por sus ideas hasta con el mismísimo corregidor. Buen personaje, de los que no abundaban.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hay que ver qué cosas preocupaban hace siglos, cuántas noches sin dormir debía procurar el preguntarse si algún antepasado no tenía limpieza de sangre.

    Si la Tierra resiste, habrá que ver cómo juzgarán nuestras zozobras actuales en los siglos venideros.

    Mis mejores deseos para este 2017. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la limpieza de sangre fue un disparate que atormentó a los españoles durante siglos. Las advertencias de los problemas que traerían tales exigencias fueron tan claras como no escuchadas. Al final, se exigía tal condición hasta para los oficios más humildes.

      Muchas gracias y que tenga también usted un gran año, doña Ana María.

      Eliminar
  4. Me gustan mucho estas historias. Nos dan pistas sobre la mentalidad del momento. ¡Y lástima esa costumbre de ser enterrados con hábito! De no haber existido tal costumbre tal vez tendríamos prendas de época para poder estudiarlas.
    Un abrazo, don Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, doña Consuelo. Pero, una vez conseguido el hábito de Calatrava, había que vestirlo hasta la muerte y después también. Muchos eran los apuros que se pasaban en las probanzas.

      Mil gracias y otro abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…