Ir al contenido principal

PRINCESA TAN RECOGIDA Y TAN RELIGIOSA


Escribió el padre Pedro de Rivadeneira que Arturo de Inglaterra entregó su alma a Dios, cuando frisaba los dieciséis años, por una "calentura lenta". Quedó Catalina de Aragón viuda y allí, en esas islas, volvió a casar con Enrique VIII, hermano del muerto. Rivadeneira, que vivió entre ingleses, hizo un retrato admirable -con sutilezas de jesuita- de Catalina y desentrañó, con fría precisión, las consecuencias de un matrimonio entre personas de "costumbres desemejantes".

Fue Catalina de Aragón una mujer inteligente, sensata y virtuosa. Muy consciente de su dignidad real. No era para menos: sobre las espaldas de su Casa -con el recuerdo de la hermana loca y el hermano malogrado en su mocedad- se cargaba un imperio en ciernes, el vivido milagro de la España que veía morirse la Edad Media y alumbrar nuestro gran siglo XVI. Otro era el aire de Enrique VIII, descrito como "mozo brioso, dado a pasatiempos, liviandades y de las mismas criadas de la Reina tenía dos, y a veces tres por amigas". Mal iban a ir las cosas y los negocios del matrimonio. Dice, con rotundidad, nuestro autor: "aunque la Reina no era más de cinco años mayor de edad que el Rey [...] en la vida y costumbres parecía que le llevaba mil años".

La vida diaria de Doña Catalina la esboza el jesuita con maestría: se levantaba a media noche "y hallábase presente en los maitines de los religiosos". Después se retiraba y volvía a estar en pie a las cinco de la mañana y procedía a vestirse. Decía "que ningún tiempo le parecía que perdía sino el que gastaba en arrearse y componerse". Bajo sus ropas vestía un hábito de terciaria franciscana. Los viernes y sábados ayunaba, las vigilias de Nuestra Señora las pasaba a pan y agua. Los miércoles y viernes confesaba y los domingos comulgaba. Rezaba diariamente las horas de Nuestra Señora y pasaba sus mañanas en la capilla. En unos tiempos en los que cabildos e hidalgos de pueblo pleiteaban, hasta estragar sus caudales, por escaños, bancos y reclinatorios, ella rezaba "siempre las rodillas en el suelo, sin estrado ni sitial, ni otra cosa de regalo o autoridad". Después de comer dedicaba dos horas a leer vidas de santos "estando sus dueñas y damas presentes". Por la tarde volvía a la capilla y, después, cenaba con mucha templanza y se retiraba.  Declara Rivadeneira: "hizo siempre esta vida".

Rivadeneira, comprensivo y resignado ante las flaquezas humanas, sentenció: "no pudo corazón tan desenfrenado como el de Enrique tener paz con princesa tan recogida y tan religiosa".

_____________________________
*Pedro de Rivadeneira, Historia del cisma de Inglaterra (1588).
La ilustración procede de aquí







Comentarios

  1. Pobre mujer. Disfrutó poco de la vida, de la que recibió pocas alegrías. Además de llevar una vida casi monacal, con rezos y ayunos, fue condenada a casarse con Enrique VIII. Porque aquello más que una relación conyugal normal fue una condena. Humillada y abandonada por su marido, repudiada para que el inglés pudiera casarse con Ana Bolena, tras dar a luz cuatro niños que nacieron muertos y una niña, que sería la futura reina de Inglaterra, María I, María Tudor, más conocida como “María la sanguinaria” (Bloody Mary), por la persecución encarnizada de los protestantes.
    Catalina fue tremendamente infeliz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y tan inteligente, tan digna,con una educación tan completa y, a juzgar por el retrato de Michel Sittow, tan hermosa. Como dice Rivadeneira, el corazón de Enrique era demasiado desenfrenado para apreciarla.
    Saludos D. Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre las causas de la muerte de Arturo escribió usted un lucido artículo. Paso, en cuanto pueda, a enlazarlo en la entrada.
      Gracias, doña Ambar.

      Eliminar
  3. la hija pequeña de los Reyes Católicos no se diferenció del resto de sus hermanos en cuanto a desgracia personal se refería (n osé qué mal hado les perseguía) aunque en Catalina las enseñanzas maternas se distinguían, en cuanto a piedad y dignidad se refería, tanto en los buenos como en los malos momentos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad es lo que usted dice, doña Carmen. La dignidad de Catalina de Aragón está muy bien reflejada en su retrato.
      Gracias por su comentario.

      Eliminar
  4. La verdad es que entre los hábitos y ayunos de Dª Catalina y el desenfreno del rey, no es que hubiese desemejanzas, eran dos concepciones de cómo vivir la vida sin el más mínimo punto de encuentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que no pueden salir bien. Por mucho sentido de la realeza que se tenga. Con todo, el caso de Enrique VIII era patológico,
      Saludos, doña Ana María, y gracias.

      Eliminar
  5. No sé si me da pena ella o Enrique...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestras simpatías, siempre, con la reina. Seguro que en su caso también es así.

      Gracias, doña Consuelo.

      Eliminar
  6. La expresión es la de casi una niña. En fin, qué desgraciado destino le esperaba.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero de una niña muy inteligente. Su destino el de tantas princesas y mujeres de sangre real. No fue afortunada, es verdad.
      Saludos, doña Amaltea, y muchas gracias.

      Eliminar
  7. Esta Reina se merece muchos homenajes, desde luego Señora Inteligente valedora de ser Reina, vestida de franciscana...no es poco...ahí demostraba su inteligencia, por fuera Reina por dentro franciscana, se puede combinar ambas cosas a la perfección, ella lo hizo, quizás visionó los designios de la actualidad.

    ResponderEliminar
  8. El destino de la princesas era ese, el del interés de los reinos, pero la pobre no tuvo suerte, Ese cuadro de Sittou de Catalina es una maravilla, la retrata como la describe, virtuosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, señor DLT. Habría dado a Inglaterra días de gloria si hubiese podido ejercer como reina.
      Saludos y muchas gracias.

      Eliminar
  9. Lo del hábito bajo los terciopelos y brocados dice mucho de ella y de su tiempo.
    Gracias, Anónimo, por su escrito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…