Ir al contenido principal

TRATAMIENTOS Y CORTESÍAS

En los tiempos antiguos -y entiendo por tales a los anteriores al siglo XX- se hablaba de a los niños y a aquellas personas con las que se mantenía una gran familiaridad. A nadie más. El vos se reservaba para los criados e individuos de poco rango y de escalera abajo. No se utilizaba nunca con personas principales, de lustre o con aspiraciones a serlo. En el Tesoro de la Lengua Castellana de Sebastián de Covarrubias (1611) se afirma que el vos "no todas vezes es bien recebido, con ser en Latín termino honesto y común a todos". El Diccionario de Autoridades (1739) es claro al respecto: "se usa assimismo como tratamiento que dán los superiores à los inferiores".  Poco habían cambiado las costumbres al respecto. Un desliz en estas cuestiones tenía siempre consecuencias fatales y podía dar lugar a disgustos,quimeras y pesadumbres muy difíciles de reparar. Por la ligereza de un vos a destiempo se descompusieron los gestos, se demudaron los semblantes, las miradas se tornaron fieras y se cimentaron enemistades de por vida. Y hasta se requirió la espada.

Comentarios

  1. Mejor no viajar en el tiempo a aquella época para evitar problemas. No sea que algún jovenzuelo poco avisado use tratamientos poco apropiados, ya no el "vos", sino el "colega", "tío", "tronco" o "quillo". Incluso "picha", si es gaditano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a un personaje de lustre hubiese sido destinatario de algunos de esos apelativos habría sufrido una alferecía.
      Saludos, don Cayetano.

      Eliminar
  2. Valoro mucho la forma de dirigirse a alguien, según sea su edad.
    El tratamiento sigue siendo algo curioso por su variedad, ya que lo que en un lugar es correcto, en otro puede resultar cursi u ofensivo. En sitios aislados de la Cataluña rural aún puedes encontrar a personas de edad que te hablan de vos, como hacía el President Tarradellas, que así se dirigía a todo el mundo. Es un tipo de lenguaje que me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. No siempre el vos es sinónimo de condescendencia o trato para personas de poco rango. En la Salve, nada menos, lo utilizamos para dirigirnos a Nuestra Señora.

      Saludos, doña Ana María.

      Eliminar
  3. A mi siempre me ha molestado que me tratasen de usted, considero que el respecto no es lo que va por delante de tu o usted, pero comprendo los que usan el vos como una amiga mía argentina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, se puede utilizar el usted con sarcasmo, ironía cruel y doblez y el tú con absoluta buena fe. Pero no creo que un usted cuando corresponde pueda resultar molesto.
      Gracias por su oportuno comentario doña Mari-Pi- R

      Eliminar
  4. Cómo disfruto estas interesantes curiosidades que usted nos trae. Más de un enemigo me habría hecho por ese peligroso 'vos'.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, doña Carmen. Y esperemos no tener una legión de tipos dolidos por razones de protocolo y precedencias, como en el siglo XVII.
      Mis saludos.

      Eliminar
  5. Ya sé a qué viene esta entrada. En otros tiempos la periodista podía haber sido condenada a la cárcel por lesa traición hacia Su Majestad. Hoy no pasa de ser mera anécdota.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No crea usted, doña Carmen, que la entrada la publiqué por la mañana y lo del partido fue por la tarde. Sí es cierto que fue una coincidencia. Si a Felipe IV le hubiesen hablado de tú se habría encerrado en El Escorial del disgusto y se habrían realizado ceremonias expiatorias y rotativas en todo el Reino.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  6. Muy perspicaz nuestra común amiga Carmen. Y es que no se trata de cursilería ni de comportamientos rancios, sino de mera educación. Y aún hay otro aspecto del asunto. Creo que ya lo conté en otra ocasión, puede que en este espació suyo. En un artículo de prensa de Carmen Posadas, hace años ya, decía usar siempre la tercera persona con aquellos que por jerarquía social, profesional o simplemente coyuntural, se veían obligados a mantener con ella ese tratamiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo, en efecto, su preciso comentario. No es la primera vez que hablamos de esta cuestión. Por cierto, mucha gente joven no utiliza el usted por su inseguridad con la tercera persona, ¿se está perdiendo su uso en cuanto al trato social?.

    Saludos cordiales, señor DLT.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…