Ir al contenido principal

CONJUROS CONTRA LA LANGOSTA EN 1708

Ermita del Calvario según una fotografía centenaria
Mal año 1708 cuando se sufrieron diluvios, barrizales, guerra y malas cosechas. No faltó ni la langosta. La plaga, que no daba cuartel, devoraba los trigos y no había manera humana de aplacarla. El Cabildo de la Catedral de Jaén decidió recurrir a los obligados remedios espirituales. Dispuso que "el día de la aparición de san Miguel", siete de mayo, se conjurase después de nona. No pudo ser ese día por estar "mui metido en aguas" y se aplazaron estas ceremonias y oficios al 22 de dicho mes.

Llegado dicho día, se ofició una misa en la iglesia de San Ildefonso, entre cuatro y cinco de la madrugada "y acavada [se mandó] digan los tres primeros conjuros que se siguen conforme está en el Quaderno impreso"*.

Después, en procesión y recitando letanías, los asistentes se dirigieron a la ermita del Calvario, desde la que se divisa buena parte de las tierras de labor que circundan la ciudad. A estas solemnidades acudieron los dos cabildos -eclesiástico y municipal- los notables locales y todo el vecindario. Para que las personas de lustre y campanillas estuviesen con cierto decoro, se levantó un tablado o palco con su correspondiente toldo. En el interior de la ermita apenas cabían unas decenas de personas y el calor era ya considerable. El cansancio también debía de ser general. Estaban en danza desde antes de las cuatro de la madrugada. El paseo hasta la ermita, extramuros y en una loma, no es gran cosa pero también pesaría.

Allí, en El Calvario, se ofició una misa dedicada a san Gregorio Ostiense, probado defensor y escudo contra las plagas de langosta, "con las conmemoraciones de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora". Acabado el oficio se lanzaron tres conjuros más y, a continuación, se erigió una cruz, sobre un pino grande que allí había, de cara a los campos.

Hacia el mediodía los fieles de todo estado y condición -un tanto estragados y con el sol sobre sus cabezas- volvieron a la  ciudad, otra vez en procesión y con rumor de letanías.


_________________

Debe de tratarse del libro editado en la imprenta de Tomás Copado y del que se hicieron cincuenta ejemplares, se cita en:  Juan Antonio López Cordero y Ángel Aponte Marín, Un terror sobre Jaén: las plagas de langosta (siglos XVI-XX), Jaén 1993.

Comentarios

  1. En una España agrícola tradicional como era aquella, que dependía casi exclusivamente de la producción local, las plagas eran una auténtica maldición. Y las gentes encontraban consuelo en el rezo, una manera de no desesperarse ante los reveses de la vida. Comprensible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Leyéndolo me parece estar en Béjar, por la misma época e idéntico mal. Sin duda las estrategias religiosas eran comunes a todo el territorio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Consideraban la plaga como un castigo divino. Ya lo sabe usted, este hecho suponía la correspondiente realización de rogativas y expiaciones.
    Saludos, don Cayetano.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, doña Carmen. ¿Hubo, entonces, plaga en Béjar por aquellos años..

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. En Aragón existen los conjuraderos, me parece que era ese su nombre, y que servían para alejar el pedrizo y otras pestes que acababan con las cosechas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Los años 1708-1709 fueron duros para el bando borbónico en la Guerra de Sucesión: malas cosechas en España y, sobre todo, Francia; suerte adversa en las armas y Luis XIV que, presionado por los Aliados, abandonó a su nieto Felipe V en España. Sin emabrgo, pronto llegaría la recuperación y el arrebato final que daría finalmente el trono de Madrid a Felipe de Borbón, muy amado por su pueblo castellano que mayoritariamente se proclamó a su favor y contra Carlos de Austria.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. La plaga de langosta debió ser terrible a tenor del gran sacrificio que requirieron los conjuros dispuestos por parte de la gente principal. Toda una noche andando en procesión y la vuelta a casa con los calores del mediodía...
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Los conjuraderos serán algo parecido a los saludadores, creo yo. ¿Cuánto valoro estas referencias!.

    Saludos, doña Amaltea.

    ResponderEliminar
  9. Y el año de 1707 fue también de antología, Carolus Rex. La capacidad de resistencia de España causaba, y causa, asombro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Volverían derrengados, para entregar el alma. Da la impresión de que eran de otra pasta y que su sentido del tiempo era también distinto.

    Saludos, doña Ambar.

    ResponderEliminar
  11. Eso de aplazar el conjuro por estar el día ”mui metido en aguas” es tan evocador como su propia cosecha de “lustre y campanillas”. Si da con los tres conjuros, por favor, delos a conocer. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Sepa usted, doña Ana María, que le daré cuenta de los conjuros contra la langosta en cuanto los encuentre.

    Reciba usted mis saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…