Ir al contenido principal

TÓPICOS SOBRE LOS ESPAÑOLES

Leo, no sin cierto asombro, en un tratadillo sobre pintura rupestre:

"No cabe duda de que los levantinos del Paleolítico eran hombres luchadores. No hay prueba  de una lucha organizada ni de otra suerte desde Aquitania y Cantabria, pero los españoles del este fueron evidentemente los primeros de su país que sabemos que tuvieran una ocupación tan típicamente española: la guerra civil".

 A.H. Brodrick, Prehistoric Painting, (1948)

Comentarios

  1. Qué penoso. Y parece que se transmite de generación en generación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pero no es así, a mi modesto entender, esa supuesta ocupación española se ha dado con igual o mayor intensidad en buena parte de los países europeos. Recordemos las tremendas guerras de religión en Alemania y Francia, los enfrentamientos entre bandos en las ciudades italianas, Irlanda, la propia guerra de Secesión en Estados Unidos. No es justa la apreciación del citado autor.

    Saludos y muchas gracias, doña Amaltea.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que esto tiene sus años y ahora esas teorías están superadas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, pero existe todavía una idea infundada sobre el carácter exclusivo de nuestros defectos. Una visión negativa de la Historia de España que no resiste un análisis mínimamente riguroso.

    Saludos y gracias, doña Carmen.

    ResponderEliminar
  5. Casi todo el s.XIX fue constante en guerras civiles y levantamientos, hasta la independencia de las repúblicas americanas se podían considerar en cierta manera también. Nada, que casi seguro, nos llevamos el primer premio.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy tan seguro, Don Eduardo, comparemos la Historia Contemporánea de Francia y la de España y veremos que, en cuanto a enfrentamientos civiles, no estamos en posiciones tan dispares.

      Saludos y muchas gracias.

      Eliminar
  6. Y con el tiempo se ha producido contagio al resto de la península. Aquí todos somos dados al noble arte del "duelo a garrotazos".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Los hábitos de violencia son, desgraciadamente, comunes a la especie, allí donde esté. Ahora bien, el mundo antes era más violento, en las sociedades occidentales, que ahora.

    Saludos y gracias, don Cayetano.

    ResponderEliminar
  8. Yo también me sorprendo, no tanto por su apreciación por lo español en general, que no comparto, sino por lo de los hombres del paleolítico mediterráneo español. Es verdad que hay algún grabado de guerreros, pero la mayoría, como en casi todos los lugares son escenas de caza. Supongo que peleas entre tribus por algún coto de caza los habría en todo el mundo habitado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. El comentario de Brodrick era injusto y además frívolo. España en 1948 no estaba para frases presuntamente ingeniosas sobre guerras civiles. Por otra parte, es una prueba más de los tópicos vertidos sobre los españoles que, en honor a la verdad, han sido frecuentemente originados en la propia España.

    Saludos y muchas gracias, señor DLT

    ResponderEliminar
  10. COincido con usted en lo injusto del tópico. Poco a poco se va enterrando la idea de que España es un caso especial dentro de Europa, una ballena varada en las costas de Europa, como decía, creo, el autor de Moby Dick. Pero también es cierto que desde la época de los romanos se comprueba la dificultad que siempre ha habido en España para unir a las diferentes tribus y pueblos en un proyecto común. Pero supongo que en otros países de Europa ocurrirá lo mismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hay que superar la idea de que la Historia de España es una sucesión de fracasos, de considerar a España como un espejismo, como un error histórico. Una visión muy del gusto de regeneracionistas, gente del 98 y del propio Ortega. Los trances por los que ha pasado España no son diferentes a los de otras naciones europeas. La unidad política de España, por otra parte, fue muy sólida desde finales del XV. Sería un ejercicio muy interesante y sorprendente comparar este proceso con la trayectoria de Reino Unido, Francia, Italia y Alemania. El deterioro de la unidad española es cosa reciente.
    La cita de Melville es bien triste y muy apropiada del que tanto escribió, desde sus lúgubres reflexiones, sobre el mar.

    Muchas gracias, amigo Jesús, y reciba usted otro abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Retablo, tiene usted toda la razón y un libro como ese me gustaría leerlo. Y ahora que recuerdo, la cita no es de Melville. Creo recordar que él la cita en su libro y es de otro autor. Encantado con sus entradas.

    ResponderEliminar
  13. La cita, en cualquier caso, no carecía de un fondo de verdad. España que quiso ser demasiado, como decía Nietzsche, trágicamente varada.

    Me siento muy honrado por sus palabras. Y sepa usted que no dejo de leer cada uno de sus escritos con tanto interés como agradecimiento.

    Mis saludos, don Jesús.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…