Ir al contenido principal

CICLOGÉNESIS BARROCA

En febrero de 1635 murió un guarda de la Alameda de Capuchinos de Jaén. Según las actas del Cabildo municipal "con los grandes vientos y continuas aguas se arrancaron dos álamos y lo lastimaron de manera que se juzga esta para morirse". Estaba el pobre hombre dedicado a sus tareas cuando ocurrió el mal suceso. Fue aquél un invierno de "recios ayres y aguas", según consta en la citada documentación. No había persona sensata que saliera a la calle y a los campos. Se encargaron rogativas para que aplacasen los temporales. La gente estaba desquiciada y los pecados públicos, se decía, traían estos desastres. No vendrían mal unas rogativas , casi cuatrocientos años después, en estos tiempos tan desapacibles. Tendrían que ser, eso sí, dentro de los templos  pues el temporal desluciría mucho la solemnidad propia de tales demostraciones. También podrían subir los clérigos a los campanarios, como antaño, a conjurar los vientos.

Comentarios

  1. El tiempo extremo siempre ha sido motivo de situaciones dramáticas e imagino que en la época de la que hablas la superstición y el irracionalismo eran las únicas formas de explicar tales fenómenos.¿Es cierta la historia de la Semana Santa y la escasez de lluvias en Andalucía como motivo de las procesiones o es solo una leyenda?Un abrazo.Miguel Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las rogarías eran una práctica frecuente para la petición de lluvias y también para evitar, o pedir que amainasen, todo tipo de desastres reales o potenciales. Aunque ya no son tan frecuentes todavía de realizan en circunstancias especialmente malas.

      Un cordial saludo, Miguel Ángel, y muchas gracias por tu escrito.

      Eliminar
    2. Rogativas no rogarías. Es culpa del iPod que va por delante de lo que uno escribe.

      Eliminar
  2. Mejor que los clérigos no suban a los campanarios. Corren el riesgo de salir volando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de aterrizar a varias leguas de distancia.

      Un saludo y gracias, son Cayetano.

      Eliminar
  3. Pues sí, porque llevamos unos meses de agárrese usted al campanario más cercano.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho, Don Carolus, lo dicho. Un buen conjurador de vientos es lo que hace falta.

      Saludos y gracias.

      Eliminar
  4. La verdad es que creemos que el tiempo está loco, pero es porque nos falta la perspectiva -o registro-histórico. El clina es cambiante como pluma la viento, de hecho la historia del planeta es un continuo de sustos y cataclismos.

    Buenas tardes y saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo. Las fuentes documentales nos hablan de unos enormes contrastes en el tiempo. No tienen razón los que dicen que los días desapacibles que estamos viviendo no son normales. Esto ha pasado siempre.

      Saludos y quedo agradecido por su escrito, doña Amaltea.

      Eliminar
  5. En Béjar también hubo una especie de ciclogénesis explosiva en el siglo XVIII de la cual dí cuenta en el blog en su momento. Seguro que lo recordarás. http://ccasconm.blogspot.com.es/2013/05/la-borrasca-del-fin-del-mundo.html
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Muy oportunamente trae usted esta entrada y la necesidad de rogativas, que aplaquen los soplidos de Eolo y el mal genio de Neptuno. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que usted, señor DLT, considere pertinente tal entrada. Los del XVII no habrían concebido que no pusiésemos ya remedios espirituales a estos malos tragos.

      Mis saludos y mi agradecimiento.

      Eliminar
  7. Recuerdo su escrito y paso a leerlo otra vez. Ya sabe usted lo aficionados que somos los estudiosos de la Historia Moderna a recoger estos datos sobre temporales y otros sucesos particulares.

    Gracias y mis saludos, doña Carmen.

    ResponderEliminar
  8. De "recios ayres y aguas" nos estamos haciendo los gallegos unos grandes expertos, aunque de vieja tradición ya nos viene...
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  9. De gallegos desciendo yo, del Pazo de San Martiño, en Santa María de Cutián, no lejos de Betanzos. Y en la memoria de lo no vivido tengo esas aguas y esos vendavales.

    Mis saludos y mi agradecimiento, doña Carmen.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…