Ir al contenido principal

LA NAVIDAD DE 1750 Y EL TRIGO DEL MAR


El año pasado publicamos en Retablo de la Vida Antigua unas líneas sobre los villancicos compuestos por don Juan Manuel de la Puente para los seises de la Catedral de Jaén en 1750. Se cantaron en los maitines del día de Navidad de dicho año. Eran tiempos calamitosos pero no faltó, en esa mañana navideña, el sentido del humor, a pesar del mal gobierno de las tripas y de las parcas cenas de la víspera. Como recordarán mis minoritarios y selectos lectores, los cantores soñaban con panecillos y hogazas, al tiempo que hacían una abierta declaración, sin melindre alguno, del hambre que tenían.  Dentro de la más festiva tradición católica, alternaron en los maitines lo sacro y lo temporal, lo espiritual y lo mundano, la tradición piadosa y la preocupación por los males del Reino.También, y es lo que vamos a tratar en esta ocasión, se lamentaban los seises de la mala calidad del cereal que, en situaciones de extrema necesidad, se mandaba traer de Sicilia, del norte de Europa y de Berbería. El grano procedente del norte era -en muchas ocasiones- centeno al que no estaban acostumbrados la mayoría de los españoles. Con la mezcla de centeno y trigo se elaboraba una harina llamada  tranquillón, citada por Campomanes en su  Respuesta fiscal sobre abolir la tasa y establecer el comercio de granos (1764). El trigo norteafricano recibía el nombre de chumbo. En la helada mañana de Navidad de 1750 se cantó en la Catedral:

                                                 Echenme los instrumentos
                                                 vivicos, vamos allá:
                                                 que la tonada del chumbo
                                                 esta Noche he de cantar.
                                                 Vamos allá, vamos allá.
                                                 Es un saynetico nuevo,
                                                 que ha venido por el Mar,
                                                 unos dicen que de Argel;
                                                 otros, que de Tetuán.
                                                 Mas lo cierto es, que en Málaga
                                                 se llegó a desembarcar:
                                                 Y aunque dicen los Peritos, 
                                                 que es malo para sembrar,
                                                 adelantan los Camuessos,
                                                 que si se sabe amasar,
                                                 es bueno para comer,
                                                 mas yo no lo he de tragar.
                                                 Y no se extrañe, Señores,
                                                 que repita tanto el Pan:
                                                 que la especie que mas late
                                                 no se puede desechar:
                                                 y solo un Difunto puede
                                                 olvidarse de mascar.

El rechazo que provocaba este cereal, de mala calidad y deteriorado por la humedad, queda de manifiesto a lo largo del villancico, que tenía como estribillo: ¿Chumbo yo?, ¿chumbo? Tá. Según los cantores sólo los camuessos -los necios y demás gente sin conocimiento- podían considerar aceptable el pan amasado con tales ingredientes. También se hace mención, en los cantos, a otros años- terribles y de hambres atroces- como los de 1734 y 1737. Podrían, además, haber citado los de 1699, 1707, 1709 y 1723 pero quedaban ya un poco lejos y tampoco era cuestión de castigar a los fieles con tan prolija relación de días funestos. Vale la pena reproducir parte del texto:

                                              Aunque el Trigo Chumbo 
                                              viene por el Mar,
                                              no lo he de comer,
                                              no lo he de probar:
                                              que como en el lastre
                                              tomó la humedad,
                                              no huele bien, 
                                              y sabe muy mal.
                                             Chumbo yo?, chumbo? Tá
                                              [...]
                                             Año de Cincuenta 
                                             ni vuelvas acá
                                             porque has sido un SANTO*
                                             que no es de olvidar:
                                             El que presto viene
                                             te pienso rezar
                                             y tus Indulgencias
                                             dobladas ganar.
                                             Chumbo yo?, chumbo? Tá
                                             [...]
                                            El de Treinta y cuatro
                                            fue un año fatal,
                                            y el de Treinta y Siete
                                            muchísimo más:
                                            Más el de Cincuenta 
                                            no tiene ejemplar:
                                           (El porqué no digo,
                                            mejor es callar.
                                           Chumbo yo?, chumbo? Tá
                                           A los Labradores
                                           no les quedó ya, 
                                           ni Grano, ni Paja, 
                                           ni Res, ni Almiar:
                                           y muy pocos Bueyes
                                          que puedan arar:
                                          aunque de BORRICOS*,
                                          hay gran cantidad.
                                          Chumbo yo?, chumbo? Tá


* En mayúscula en el original.

Letras de los villancicos, que se han de cantar en esta Santa Iglesia Cathedral de Jaen, en los Solemnes Maytines del Nacimiento de nuestro Redemptor Jesu Christo: en este año de 1750. Compuestas  (assi poesia como musica) por Don Juan Manuel de la Puente, Racionero, y Maestro de Capilla de dicha Santa Iglesia. En Jaen por Lucas Fernandez.

FELICES PASCUAS PARA TODOS LOS LECTORES DE RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…