Ir al contenido principal

LA DEVOCIÓN Y LA CORTESÍA



Cerramos el año con una historia de grandeza y desdén. Sor Margarita de la Cruz era hija del emperador Maximiliano I y de Margarita de Austria. Ingresó en el Monasterio de las Descalzas Reales -a los 18 años- el 25 de enero de 1584, profesó el 25 de marzo de 1585 y murió el cinco de julio de 1633. En su personalidad se unen la brillantez de la Casa de Habsburgo y el desprecio hacia el mundo. A pesar del paso de los siglos no dejan de sorprendernos estos personajes que, pudiéndolo tener todo, decidían apartarse de todo -salvo de Dios- entre los muros de un monasterio. La ejemplaridad de la vida y la muerte de sor Margarita servía a la Monarquía tanto como las compañías que se batían en los campos de Europa. Don Francisco de Quevedo le dedicó, con motivo de su muerte, un soneto que Pablo Jauralde Pou considera deslumbrante: " ¡Oh cuán cesáreas venas, cuán sagradas/ frentes se coronaron con tu velo!/ Y espléndido el sayal venció en el suelo / púrpura tiria y minas de oro hiladas". Es posible que estuviese -incienso, lutos y cera -en sus honras fúnebres, en el Convento de la Encarnación, antes de partir hacia La Torre de Juan Abad.  En 1632, devoto y caballeresco,  le escribía estas palabras a sor Margarita:

"Puesto á los pies de vuestra alteza, señora mía, obedezco sus órdenes, mandándole ese romance de mis manos pecadoras; y la suplico pida a la Madre del Crucificado, á quien se dedica, interceda en el cielo por mí, y me perdone tantos pecados que me roen la conciencia; que si vuestra alteza se lo suplica, no podrá mi alma dejar de recibir mucho consuelo. Quedo en esperanza de mi deseo, y beso sus manos como esclavo"

Los datos sobre el ingreso, profesión y muerte de sor Margarita de la Cruz- Serenísima Infanta Doña Margarita de Austria en el mundo- están recogidos en: Vilacoba Ramos, Karen, Mª.,  Hispania Sacra, LXII, 125, enero - junio, 2010, pág. 123. Sobre el soneto y la posible asistencia de Quevedo a sus exequias: Jauralde Pou, P., Francisco de Quevedo (1580-1645), Castalia, Madrid  1999, pág. 658

Comentarios

  1. Respetable su decisión aunque reconozco que mi persona disfruta con demasía de los placeres de este mundo nuestro a pesar de su banalidades...
    Un abrazo para usted y los suyos y mis mejores deseos para el 2014que inevitablemente se nos acerca ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, a veces, doña Carmen los desgnios de Dios y las obligaciones debidas a los cetros imponen grandes renuncias.

      Reciba usted mis saludos y mi agradecimiento. Y feliz 2014.

      Eliminar
  2. ¡Pobre doña Margarita, destinado por mano de otros a las cuatro paredes de un conevnto! Aunque no es menos cierto que quizá peor hubiera sido traer hijos y más hijos a este mundo sucumbiendo en las manos carniceras de los físicos en un mal parto.
    Un abrazo y feliz año 2014

    ResponderEliminar
  3. Nunca se sabe. Lo que sí es evidente, doña Carmen, es que el peso de un linaje tan grande dejaría poco lugar a la elección de vida y estado.

    Quedo agradecido por sus palabras y reciba usted mis saludos. Feliz año 2014.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…