Ir al contenido principal

GANAR A VARAS EL CIELO

Tercio de varas, vara de corregidor, vara de alcalde mayor, varas de alguaciles, vara alta de justicia, meterse en camisa de once varas -españolísima afición- toros vareados, varetazo -que es lo que te propina el toro con la pala del asta- una vara de bayeta negra para las exequias reales, vara o garrocha, la vara del Conde Duque, la vara de cochinos que pasa -alegremente- camino de la montanera, dar la vara, vareadores de aceituna, cabo de varas, vareto, que es el ciervo joven, la vara de mimbre, varilarguero o picador de vara larga, recibir un varapalo, envarado como hidalgo pobre y solemne. En fin:  la vara y lo español.

Gracián en El Héroe, elogia, creo, a Felipe II "el bueno, el casto, el pío, el celoso de los Filipos españoles" que "no perdiendo un palmo de tierra ganó a varas el cielo". Ganar a varas el cielo: conquistar la Gloria casi metro a metro, bregando, estragado de batallar para al final, muy al final, salvarse. No es desdeñable aportación teológica a la española, este camino épico, agónico, de la salvación del alma.

Comentarios

  1. ¿Realmente se ganaría el cielo? Yo no creo en cielo ni infiernos, pero si me paro a pensar en ciertos episodios de su vida, creo que no fue tan buen cristiano.

    ¡Salud! Y por cierto, hoy por hoy, nos quedaremos con los varapalos hasta que algunas cosas cambien.

    ResponderEliminar
  2. No estoy yo tan segura de que Felipe II se ganara a varas el cielo.
    Me ha gustado mucho la entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No podemos concretar cuanto le costaría llegar al cielo al emperador, si como unidad de mediada la vara española puede variar entre los 0,912 m., de la de Alicante y los 0,768 m., de la de Teruel.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Como metáfora está muy interesante, porque expresa lo que le costó al monarca ganarse el cielo, lo cual podría tomarse como lectura de lo que pensaba Gracián sobre Felipe II (tomando por buena su hipótesis).

    Personalmente la palabra vara tiene otras resonancias. Me recuerda a los testamentos de los siglos XVI y XVII (posiblemente antes también se diera), cuando se anotaban las medidas de los cuadros que poseían.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. A la vara le pasa casi casi como al huevo: una unidad de medida universal que se aplica a casi todo: costar un huevo, pesar un huevo, un huevo de lejos, ¡manda huevos!, etc.

    ResponderEliminar
  6. Felipe II fue buen cristiano pero no un santo. Si salvó o no su alma es algo que sólo sabe Dios.

    Saludos, señor de Dissortat.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco lo podría afirmar, doña Ambar, pero así es como lo veía un jesuita del siglo XVII como Gracián. Para ellos, españoles de ese siglo, el Rey por su política y sus virtudes era merecedor del cielo.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  8. Un pertinente comentario, amigo Eduardo. Las leguas hasta la Gloria son muchas, sin duda.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  9. Ganar a varas el cielo denota, me da la impresión, premura, rapidez en obtener el máximo galardón. Respecto a las varas que medían las pinturas, es verdad. Yo también las he visto descritas así en muchos inventarios. Eran cuadros que, en general, se tasaban a precios muy bajos.

    Mis saludos, señores Anónimos Castellanos.

    ResponderEliminar
  10. Es una curiosa reflexión, don Cayetano. Desde luego.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…