Ir al contenido principal

VESTIR COMO UN REACCIONARIO

En una obrilla titulada Los percances de un carlista, de D.M.B Aguirre (1840), se describen las vestimentas de un carlista y de un partidario del Estatuto Real. El carlista, acérrimo y arruinado por sus donativos a la Causa, se llamaba don Pantaleón. Según el autor vestía "con trage bastante anticuado". Don Canuto Remolacha,"servil más ilustrado", era partidario del Estatuto Real  y se presentaba "con trage más elegante pero exagerado en estremo: gran lente; grandes picos en el cuello de la camisa; gran alfiler en la chorrera; peluca muy rizada". Otro personaje, también devoto de Don Carlos, llamado don Eleuterio, aparece con calzón corto, zapato con hebilla y casaca de moda. Todas estas prendas se asociaban al Antiguo Régimen. Lo estirado, rígido, acartonado y grotescamente anticuado se muestra como rasgo común de los adversarios del esparterismo y,  en general, del liberalismo progresista.  En la obra citada se reproduce una copla:  Marido antiliberal/ Que lleva un escapulario/ De la Virgen del Rosario/ Con el Estatuto Real. El escapulario se relacionaba con los antiliberales y legitimistas desde la Revolución Francesa.  La trama de la obra se desarrolla en Madrid, en septiembre de 1840, días antes de la entrada de Espartero.

Comentarios

  1. Las modas ya se saben, vienen y van, como el juego del yoyó.
    Pasa un poco hoy con la gente endomingada, más típico de pueblos y ciudades pequeñas, donde las tradiciones están más arraigadas. Los domingos con ropa de sport y sudaderas son más típicas de ciudades grandes y gentes que no quieren encorbatarse los días de asueto, porque bastante tienen con tener que llevar el "uniforme" los días de trabajo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante referencia.

    No sé si vendrá de ahí, pero siempre he tenido la idea de que lo estirado iba asociado a un poder conservador.

    Por cierto, que esta estética, aún habiéndose homogeneizado mucho la moda en general, sigue notándose.

    ResponderEliminar
  3. Aquí se presentaba el choque entre dos estéticas distintas. Hay una evidente intención de ridiculizar al contrario.

    Saludos, don Cayetano

    ResponderEliminar
  4. Los conservadores, normalmente, han cuidado más lo formal. El carlismo fue, sin embargo, una corriente muy popular y de estética campesina, incluso.

    Saludos, señores Anónimos.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante amigo retablo. El Carlismo tenía su aquel de romanticismo y de cauda pérdida, de un mundo que ya no existía...he vuelto a mi actividad blogera y ando enfrascado en una serie dedicada a la última "Cruzada" de España en tiempos de Carlos II...espero que le guste.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La peluca rizada estaba muy, pero que muy anticuada. Me quedo con la moda progresista de pantalón largo y ajustado, a poder ser estampado, chalequillo ceñido e igualmente con dibujillos, levita y chistera, y en invierno capa (iban demasiado ceñidos para mi gusto). Ejemplos: Bécquer, Larra o Espronceda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Sucede con las modas, que a veces parecen uniformes, identificando grupos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. El carlismo tenía el componente romántico de todos los legitimismos. Espero con verdadero interés su nueva serie sobre Carlos II, ya sabe que he seguido con asiduidad su blog que me parece excelente.

    ResponderEliminar
  9. Los románticos eran tipos elegantes. El cambio se produjo con la Revolución.

    Saludos, doña Carmen

    ResponderEliminar
  10. Así ocurría con las barbas y las trenkas al final del franquismo. La manera de vestir y determinados detalles, en ciertas épocas, han tenido un fuerte componente político.

    Saludos, amigo DLT

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…