Ir al contenido principal

EL MALTÉS DE MADRID


Es el título de un romance de ciego -un pliego de cordel- en el que se narra la siniestra experiencia vivida por un maltés en la Corte. Debía de ir bien provisto de dinero pues los de su nación solían dedicarse a los tratos y negocios en la España de los siglos XVIII y XIX. Los hechos tuvieron lugar un Jueves Santo, en un año indeterminado, y fueron los siguientes: una falsa dama, con astucias y engaños, condujo a nuestro personaje  -caballerete elegante y no mal intencionado- a su casa. Decía que iba a invitarlo a bizcochos y agua. El maltés quizás imaginando una aventura galante o, simplemente, por agradar, aceptó el agasajo. La frugalidad de la colación se debía a que tal día era de ayuno obligado. El objetivo de la perversa anfitriona era, una vez en su casa, robar y asesinar a nuestro personaje. Éste se olió el asunto cuando, al entrar en la infame residencia, vio en la sala tres embozados de muy mal aspecto. Mal panorama se presentaba. No era para menos. Consiguió salvarse del jicarazo por muy poco: encomendándose a la Virgen del Carmen y gracias a la audacia de su criado. Éste dio aviso a unos soldados que acudieron, con bayoneta calada, al rescate de su amo. Tras reducir a los maleantes registraron la casa y dieron con una habitación cerrada con dos candados. Funesto presagio. Tras descerrajar la puerta encontraron un macabro panorama:

En tres artesas tenían
 cubiertos de sal y agua
      á seis racionales cuerpos:
      y mirando bien la cuadra,
encontraron otros seis
solamente las estatuas
arrimadas á un rincón
con una estera tapadas

Terrorifico. Allá vengan historias de Poe que en la Villa y Corte se hacían las cosas a lo grande. Así, por las buenas. Después los detenidos, sometidos al pertinente tormento y a fuerza de retorcer las mancuernas, confesaron. Dijeron que salaban los cadáveres de los pobres desgraciados que caían en sus manos. Así los tenían, durante cuatro o cinco días en salmuera, para evitar los malos olores para después tirarlos al río. Dieron relación de sus víctimas. Veintiséis nada menos, de distinta condición y edad. Los culpados fueron condenados a ser arrastrados por las calles, ahorcados y puestos sus cuartos en los caminos. Aunque el romance aparece publicado en 1858,  la práctica del tormento judicial  y la forma de ejecución de la pena capital nos hablan de un episodio -real, inventado o exagerado-  nos sitúa en una época anterior a las reformas liberales.

                                        ***
Por cierto, en una aventura de Sherlock Holmes - "La caja de cartón", The Strand Magazine, enero de 1893-  una señora recibe, en su domicilio, un paquete con una oreja conservada en sal. El criado del maltés podría haber asesorado, con competencia indiscutible, al detective de Baker Street en cuestiones de esta naturaleza.


Conozco el romance gracias al libro de Julio Caro Baroja, Romances de ciego (1979). El pliego de cordel se editó en la imprenta de don José M. Moreno, calle Juan de la Cabra, número 4, de Carmona.

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…