Ir al contenido principal

CIERTO CONCEPTO DE LO ROMÁNTICO



Cada uno expresa sus sentimientos como puede.  En La Iberia de 25 de septiembre de 1890 se recoge, al respecto, lo siguiente: "Hace pocas noches fue detenido en Jaén un joven que no dejó un cristal sano en casa de su novia; tantas fueron las pedradas que arrojó. Al prendérsele manifestó que esa era la manera que tenía de llamar a la dueña de sus pensamientos".

Comentarios

  1. Unos modales de enamorado más cercanos a la caverna que a la galantería de los jóvenes apasionados de los Capuleto y los Montesco.
    En todo caso, el día que se enfade el buen mozo habrá que echarse a correr.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Era un pájaro de cuenta, desde luego.

    Saludos, don Cayetano.

    ResponderEliminar
  3. Pues no lo creo pues universidad no había. Habría, digo yo, rondallas y cosas así. El de las pedradas no parece hombre de muchos libros. Creo que debía de ser como el que aparece en la foto antigua de Jaén (me refiero al que va montado en el burro).

    Saludos Ars Vitae.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, pero así no se hace. Con unas chinitas hubiese sido bastante. Para mí que a este infeliz alguien le había dicho que era preciso arrojar piedras de mayor tamaño, porque la chica de sus desvelos estaba un poco sorda...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Es que las cosas se tienen que hacer con rumbo. Nada de minucias. A cantazos con los cristales y fuera pasteles en forma de corazón. Eso pensaba el interfecto.

    Saludos doña Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Quien sabe el significado de aquellas pedradas,el lenguaje del "amor" ya se sabe puede ser enígmatico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pues estoy pensando que los cristales no serían baratos precisamente en aquellos años. Vaya forma de decir "¡TE QUIERO!"

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  8. Que pena no saber si terminó bien o mal con "la dueña de sus pensamientos", aunque la mejor solución desde luego habría sido llamar a la Tuna jajajaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Estoy convencido, doña Ambar, que el individuo en cuestión lo hacía para agradar. Esto no quita que su cortejo tuviese unas raíces paleolíticas por su primitivismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Apañados estaban si era uso general, tal manera de actuar, entre la mocedad giennense. No lo creo pero el caso es antológico.

    Saludos señor de Dissortat.

    ResponderEliminar
  11. Si era de sus mismos criterios debió de quedar prendada por tales finezas.

    Saludos don Eduardo.

    ResponderEliminar
  12. Un poco cafre sí fue el mozo; y puesto que la novía no se asomó, supongo que la denuncia la pondría su padre: A saber como acabó aquello. Aunque, a veces, San Valentín obra milagros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Si es verdad. Bien me doy cuenta, señor de la Terraza, que el vecino se las traía. Pero corazón, las cosas como son, no le faltaba.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Por mi lamentable torpeza he borrado un excelente y erudito comentario de JL Campos, a quien le presento mis excusas y le pido, si tiene a bien, que vuelva a ilustrarnos con su buen gusto y conocimiento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Leía a Horacio esta tarde, su oda XXV, y encontré casualmente esta frase:

    Parcius iunctas quatiunt fenestras
    crebris ictibus iuvenes protervi.

    Arrojar piedras a ventanas es asunto viejo.

    ResponderEliminar
  16. Una vez más se demuestra que todo pasó ya en Roma.

    Quedo agradecido don José Luis.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…