Ir al contenido principal

DÍA DE REYES EN EL SIGLO XV

"Los trabajos y las alegrías de la vida, todo tiene su norma fija. La religión, la caballería y el amor cortés suministran las formas más importantes de la vida" (Johan Huizinga, El otoño de la Edad Media, 1919).

Leo en una crónica del siglo XV: "Para la fiesta de los Reyes, el señor condestable fazía e mandaba conbidar a los regidores e jurados, cavalleros e escuderos e letrados e otros cibdadanos para comer a la mañana e çenar a la noche".

Era el condestable don Miguel Lucas de Iranzo hombre de probado valor, privado de Enrique IV, refinado, dentro de lo posible en una ciudad de frontera como Jaén, y amigo de jugar a los dados. En la mañana de Reyes trompetas, atabales, chirimías y cantores le "davan el alvorada". Después oía misa, asistía a una procesión y adoraba la Santa Verónica, una reliquia que movía a mucha devoción. Acabados estos ejercicios piadosos, mandaba acudir a sus casas principales a lo más esclarecido de la ciudad "e luego traían de comer con los trompetas e atabales e cheremías, como en las otras fiestas". Todo con gran movimiento de maestresalas y capellanes que bendecían las mesas. Tras levantar manteles "el señor condestable y la señora condesa dançavan un rato y cantavan en cosante". Era la Condesa antepasada del conde de Villardompardo que, un siglo después, fue virrey del Perú y tantos hijos ofreció al servicio de Dios y del Rey.

También el día de Reyes se jugaba a las cañas y a la sortija, con "munchos cavalleros, y bien arreados". Era toda gente muy curtida en la vida fronteriza, capaz de leer el humo de las almenaras, hombres de dicho y hecho, siempre más derechos que una vela en venturas y desventuras. No eran caballeretes de alfeñique. Iban, cuenta el Cronista, aparejados por las calles "en sus cavallos de la brida e muy bien guarneçidos, sus lanças en los muslos", alumbrados con antorchas y, para más demostración de júbilo, "los espingarderos disparando munchas espingardas". El vecindario, atronado y contento con esta tormentaria, se asomaba por los ventanucos.

Los juegos de sortija se hacían junto a la torre de la posada del Condestable. Ante "munchas dueñas e donzellas a las ventanas e tejados". Damas ya olvidadas que se llamaban doña Guiomar, doña Juana, doña María o doña Violante. Los más esforzados recibían como galardones "çiertas joyas y sedas". Los que marraban el tiro, airados,"quebravan lanças por las paredes". Tengo por cierto que juraban en voz baja por no ser oídos.

Después de estos alardes volvían al palacio del Condestable a cenar y a danzar otra vez "con aquel abundancia y çirimonias ya dichas". Y al final "se mandava fazer la Estoria de quando los Reyes vinieron a adorar y dar sus presentes a nuestro señor Iesuchristo" que todos tenían gran placer en contemplar. Como era ya noche cerrada, y a veces helaba, se encendían grandes braseros. Las estancias olían a sahumerios de alhucema y cornicabra de los montes cercanos y algún galopillo, escapado de las cocinas, removía las ascuas a golpe de paleta. Después de una colación el Condestable, siempre tan cumplido, despedía a los concurrentes y "se davan muchas antorchas y pajes con que fueses a sus posadas".

Los datos están tomados de la Relación de los hechos del muy magnífico e Más virtuoso señor, el señor don Miguel Lucas muy digno condestable de Castilla.




Entradas populares de este blog

LA COCINA DE SANTA TERESA

No había mucho para aparejar una mesa a finales del siglo XVI. Los alimentos eran poco variados, escasos y caros. Los malos caminos, las alcabalas, las sisas y el intervencionismo municipal sobre tratos y contratos no facilitaban ni los abastos ni los precios bajos. Muchos españoles del tiempo de los Austrias se iban a dormir con las tripas desasosegadas. En los escritos de santa Teresa de Ávila hay algunas noticias sobre víveres y cocina. Nadie ha demostrado que la mística y la santidad sean incompatibles con los pucheros.

Aunque las Constituciones de las Carmelitas Descalzas, dispuestas por santa Teresa, imponían con claridad la prohibición de comer carne, había situaciones en las que se daba licencia para su consumo Así, en marzo de 1572, pedía a su hermana, doña Juana de Ahumada, unos pavos para las monjas de la Encarnación de Ávila. A inicios de 1573 daba las gracias por el envío de sesenta y dos aves para unas monjas enfermas del mismo convento. En octubre de 1576 escribía al P…

PROTESTANTES DE EL CENTENILLO

Los ingleses explotaban las minas de plomo de El Centenillo, a pocos kilómetros de La Carolina, ya en Sierra Morena. Allí estaba instalados los Haselden, una familia inglesa, que corrió aventuras y trabajos en el pueblo y la comarca. Entre sus componentes podemos recordar a Arthur Haselden. Don Arturo, conocido así por el paisanaje, fue secuestrado en 1874 por unos facinerosos que obtuvieron un cuantioso rescate de 5.800 libras. En esos tiempos, Andalucía podía ser un lugar peligroso. Su hija, Mary Ethel Haselden, llamada por los del pueblo "doña Eze", según leo en Luis García Sanchez-Berbel, hacía proselitismo protestante entre los mineros, acompañada por una criada española llamada Flora y previamente catequizada. Llegó a existir en el poblado una iglesia de esta obediencia. Allí, los ingenieros ingleses y algunos mineros convertidos cantarían los domingos sus himnos como si estuviesen en Gales o en el Yorkshire. Entre los neófitos destacó un vecino llamado Raimundo Parril…

CORTIJOS

Por mucho que algunos digan lo contrario, hay cortijos en Andalucía desde los romanos. José María Blázquez afirma que los fundi, que bien podemos emparentar con los cortijos, comenzaron a proliferar a finales del siglo II, para adquirir plena importancia a partir del IV, aunque no sólo en Andalucía sino también en la Meseta donde eran, incluso, más ostentosos. En tiempos difíciles constituyeron enclaves autosuficientes, cercados de muros sólidos, para mejor resguardo de las bandas de merodeadores, y bajo el gobierno de terratenientes con mando en plaza, fuente de autoridad patriarcal sobre sus esclavos, colonos y libertos.



Cuando el Imperio Romano de Occidente se hundió, en el siglo V, sólo permaneció, en palabras de FW Walbank en su obra La pavorosa revolución, lo que estaba arraigado en la tierra: el cultivo de la viña, las antiguas fronteras, las murallas de las ciudades y los edificios. Yo añadiría que también los cortijos. Fueron los parientes pobres de los monasterios y de los ca…